administrador

administrador

Nairobi.– Kenia quemará mañana más de una tonelada de cuernos de rinocerontes y 105 toneladas de marfil de dientes de elefante en un acto público al que asistirán famosos con Leonardo DiCaprio y Elton John. El objetivo es crear un precedente en la lucha contra el comercio ilegal, que causa la muerte de miles de animales cada año.

Según estimaciones de la organización African Wildlife Foundation (AWF), el año pasado los cazadores furtivos mataron a unos 35.000 elefantes en África. En total hay actualmente entre 400.000 y 500.000 paquidermos. Desde 1960 ha sido exterminado el 98% de los rinocerontes negros, alerta la fundación, reseñó DPA.

El precio de un kilo de marfil en el mercado negro se ubica, de acuerdo con la organización Pro Wildlife, en unos 1.000 euros (1.100 dólares), mientras que un kilo de cuerno de rinoceronte se comercia por más de 50.000 euros. El principal mercado es China.

Numerosas organizaciones de protección de la naturaleza apoyan la destrucción del material decomisado. “El almacenamiento de los dientes confiscados es complicado y caro”, señala Daniela Freyer, de Pro Wildlife. A la vez representa un riesgo porque los países pobres pueden verse tentados a enriquecerse con el comercio ilegal de marfil intervenido.

Kenia exige a la comunidad global que se firme una prohibición mundial del comercio que se debatirá en una conferencia sobre protección de especies este año.

Publicado en El Universal el 30 de abril 2016

 

San José.- Autoridades de Costa Rica presentaron el primer inmueble del país construido en parte con Reciclam, material elaborado a partir de empaques de Tetra Pak, los que envasan jugos y leche. 


Se trata del Centro de Gestión y Educación Ambiental (Cegea) del estatal Parque La Libertad, al sur de San José. 

El Cegea, que tiene una extensión de 725,6 metros cuadrados, comenzó a ser construido en julio de 2015 y se emplearon 250 láminas de Reciclam para el acondicionamiento de paredes internas y mobiliario, dijo Efe. El material reciclado fue donado por la Cooperativa de Productores de Leche Dos Pinos. 


“El Cegea se constituye como un espacio para promover la recuperación y el fortalecimiento de la educación ambiental. Si queremos ser ciudades sostenibles y hacer de los objetivos globales de desarrollo un componente personal, hay que educar a la población en que sí hay opciones para tener una vida integral”, dijo la gestora ambiental del Parque La Libertad, Lidia Noches. 


En el Cegea ofrecerán programas de formación y capacitación en temas ambientales y agropecuarios. También se promoverá la búsqueda de soluciones integrales y participativas que tengan incidencia en las comunidades y en la calidad de vida de sus habitantes, a partir de una gestión ambiental responsable y sostenible. 


“Para el Parque La Libertad contar con un espacio bien acondicionado para darle servicios a la comunidad en temas de sostenibilidad ambiental es de suma importancia. El espacio en sí mismo es un ejemplo de la responsabilidad con el planeta”, expresó la directora del Parque, Dora Sequeira. 

Fuente: El Universal

El cambio climático continúa comportando modificaciones en el ecosistema y se enfrenta, ahora, a los alérgicos. Las escasas lluvias y las altas temperaturas registradas han provocado que este año el periodo de las polinizaciones se prolongue hasta dos meses más que el año anterior, alargándose hastael mes de julio.

“Este año será muy malo para los alérgicos”, declara el doctor Luis Toca, quien alerta de que los pólenes se están modificando de manera progresiva. La superposición de las estaciones ha causado que los síntomas se hayan adelantado. “En el mes de enero ya recibíamos pacientes con alergias”, declara el experto, sobre todo hacia las plantas arizónicas y el ciprés, variedades que han aparecido más pronto, así como la parietaria, que se ha adelantado a abril. Asimismo, Toca advierte de que los alérgenos del polen del olivo brotarán en mayo.

Por todo ello, un mayor número de pacientes presentarán este año signos de alergias y, además, los síntomas serán más peligrosos. “Los pacientes asmáticos son los que peor lo van a pasar porque tendrán más crisis”, indica. Algo que comparte el doctor Tamim Malek: “Este año, los que padecen rinitis y asma estarán peor de lo habitual”, cuenta. Y la contaminación será, a su vez, un factor que agravará este panorama. “Provoca una polinización más agresiva, sobre todo los vehículos diésel porque desprenden partículas que modifican el volumen, el peso y la duración del polen”, manifiesta. Y es que la polución provoca que los alérgenos del polen se unan a los derivados del petróleo, originando un aptano que está formado por una molécula que el cuerpo no reconoce y, por tanto, rechaza. Por su parte, el jefe del departamento de Alergología del Hospital General, Antonio de Mateo, explica que en esta primavera “se ha visto una alta incidencia de síntomas”, y revela que cada vez es más frecuente que estas enfermedades se manifiesten por primera vez en adultos, mientras que antes la mayoría de pacientes eran niños y muchos adolescentes. 

Fuente: El Periódico Mediterráneo

 

Viernes, 22 Abril 2016 19:51

Video: La Tierra desde el espacio

Un vistazo al planeta Tierra desde el espacio, grabado por la NASA.

Viernes, 22 Abril 2016 19:27

Ecocidios | Oscar Hernández Bernalette

Me motiva escribir este artículo un incidente menor, vecinal: una propietaria arrancó de una acera un árbol sembrado por un grupo de vecinos que quieren rescatar el espíritu inicial de la construcción de la urbanización, hace 50 años, que era el de darle prioridad a los árboles. En otras palabras es lo que hoy se denomina desarrollo sostenible.

Aquí en Venezuela tenemos la mayor deuda ambiental que nos podamos imaginar. Esto es insensibilidad tanto del gobierno como de la mayoría de los ciudadanos. Nos damos golpes de pecho ante la comunidad internacional, hablamos de salvar el planeta y hasta tenemos un ministerio definido como eco-socialista, y, sin embargo, la falta de acción es tan evidente que asusta. El ecocidio, término que tiene su origen en la guerra de Vietnam, se define como cualquier destrucción ambiental. Principalmente, se comete de la mano con el hombre o indirectamente a través de la contaminación. Solo recientemente escuchábamos las denuncias de Valentina Quintero sobre el deterioro de la región de Guayana derivado del proceso de minería ilegal; o las denuncias de ambientalistas desde el Zulia, donde fueron arrancados en 2014 muchos árboles de las calles de Maracaibo.

Es la contaminación del agua, del aire, el deterioro de la calidad de vida.

Igual pasa en Caracas ante las narices de autoridades nacionales y locales se talan árboles para nuevos desarrollos habitacionales.

A escala mundial la propensión de la nueva arquitectura es a diseñar espacios respetando los ecosistemas; en la nuestra, borrón y cuenta nueva.

Oscar Hernández Bernalette.

Publicado en El Nacional

Las críticas del mundo científico contra el Gobierno de Australia por descuidar la conservación de la Gran Barrera de Coral, declarada patrimonio de la humanidad, arreciaron recientemente.

"¡Por el amor de Dios! Tómenselo en serio, escuchen a los científicos aunque sea solo por una vez", dijo el biólogo Charlie Veron, uno de los mayores expertos del mundo en corales y arrecifes, según la cadena de radiotelevisión ABC.

"En general, nunca atienden cuando se les habla del cambio climático y ahora tampoco lo hacen con la Gran Barrera de Coral", añadió el autor del libro "Una barra en el tiempo: la Gran Barrera de Coral desde sus comienzos hasta su final".

Un estudio de la universidad australiana James Cook denunció en marzo que el blanqueo, la pérdida de color que indica la muerte del coral, afecta al 95% de la zona norte de la Gran Barrera.

Los arrecifes se blanquean periódicamente y luego se recuperan, pero los científicos temen que el proceso actual sea irreversible. "Estoy furioso porque el gobierno federal sigue sentado sin hacer nada", indicó Justin Marshall, de la Universidad de Queensland.

David Attenborough, reconocido naturalista británico, advirtió en un documental que la Gran Barrera podría desaparecer en algunas décadas.

"Los peligros traídos por el cambio climático, el aumento de la temperatura del océano y la acidez amenazan su existencia. ¿De verdad nos importa tan poco la Tierra en la que vivimos que no deseamos proteger una de las mayores maravillas de las consecuencias de nuestro comportamiento", se preghuntó el científico de 89 años de edad.

La Gran Barrera, que alberga 400 tipos de coral, 1.500 especies de peces y 4.000 variedades de moluscos, comenzó a deteriorarse en la década de 1990 por el calentamiento del agua del mar y el aumento de la acidez".

Publicado en El Nacional

 

El Día de la Tierra comenzó a celebrarse en los Estados Unidos de América en 1970 y ahora se dirige hacia su 50 aniversario. El Día está organizado por la Earth Day Network cuya misión consiste en ampliar y diversificar el movimiento ambiental en todo el mundo y movilizarlo eficazmente para construir un medio ambiente saludable y sostenible, hacer frente al cambio climático, y proteger la Tierra para las generaciones futuras. El tema de este año tiene el objetivo de plantar 7,8 millones de árboles en los próximos cinco años.

Te dejamos algunos datos sobre el impacto de los bosques sobre la Tierra:

Los árboles ayudan a combatir el cambio climático

Absorben el exceso perjudicial de CO2 de nuestra atmósfera. De hecho, en un solo año, media héctarea de árboles maduros absorbe la misma cantidad de CO2 producido por la conducción promedio de un automóvil, que es de unos 42 000 kilómetros.

Los árboles nos ayudan a respirar aire limpio

Los árboles absorben los olores y los gases contaminantes (óxidos de nitrógeno, amoníaco, dióxido de azufre y ozono) y las partículas de filtro del aire atrapándolos en sus hojas y su corteza.

Los árboles nos ayudan a contrarrestar la pérdida de especies

Mediante la plantación de los árboles adecuados, podemos ayudar a contrarrestar la pérdida de especies, así como proporcionar una mayor conectividad del hábitat entre los fragmentos forestales regionales.

Los árboles ayudan a las comunidades y sus medios de vida

Los árboles ayudan a las comunidades a lograr la sostenibilidad económica y ambiental a largo plazo y proporcionar los alimentos, la energía y los ingresos.

Fuente: http://www.un.org/es/events/motherearthday/

 

Venezuela es el país con más emisiones de CO2 en Latinoamérica por su actividad petrolera, con una producción de 38 millones de toneladas de CO2 al año, siendo Punta de Mata (también conocida como “La ciudad del petróleo”) —según el co-ganador del Premio Nobel de la Paz 2007, Juan Carlos Sánchez— el lugar que produce mayor cantidad de gases de efecto invernadero en el mundo.

Hoy Día Mundial de la Tierra se firmará en Nueva York en Acuerdo de París, el cual entrará en vigencia cuando al menos 55 países de los que estuvieron presentes en la Vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP21), presenten sus instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión. ¿Ratificará Venezuela el Acuerdo?

Luego de un particular desempeño en la COP21, la delegación venezolana presentó el documento de las Contribuciones Previstas NacionalmenteDeterminadas para la lucha del cambio climático y sus efectos que según Sánchez “debe ser retirado porque no está a la altura del Acuerdo”.

En el documento se propone una reducción de 20% de emisiones para 2030, ¿sobre qué cifras? Sánchez asegura que el cálculo se realizó sobre datos del Banco Mundial que denotan las emisiones de dióxido de carbono derivadas de la quema de combustibles fósiles y de la fabricación de cemento. Dichos datos son incorrectos, por lo cual el cálculo es erróneo.

Dentro de las medidas de mitigación de los efectos del cambio climático —consideradas por la ONU—, Venezuela no ha presentado acciones significativas que representen un gran impacto en la reducción de emisiones, así como tampoco existen datos que reflejen una verdadera gestión ecoeficiente. Entre dichas acciones podemos mencionar: 

Energías renovables y eficiencia energética:

-Se indica que PDVSA prevé minimizar las emisiones de CO2 en 538,2 mil toneladas al año, lo cual representa un poco más de 1% de las 38 millones de toneladas de CO2 generadas al año.

-Incluyen el Plan de Programa de Sustitución de Bombillos Incandescentes por Bombillos Ahorradores y el reemplazo de equipos de aire acondicionado y refrigeradores como medidas, así como “resoluciones ministeriales para la reducción de consumo eléctrico en el sector público y privado”.

-Mencionan la construcción de dos parques de generación eólica (de Paraguaná y La Guajira) y el programaSembrando Luzque pretende llevar servicio eléctrico a comunidades aisladas mediante servicios híbridos de energía eólica y solar, sin ahondar en mayores detalles ni cifras que demuestren una verdadera mejora del sector eléctrico.

Protección de los bosques:

-Este punto presenta información más detallada de proyectos para la preservación de los bosques y su aprovechamiento sustentable, entre los cuales podemos destacar la Misión Árbol, que hasta 2015 fueron establecidas más de 30 millones de plantas. Sin embargo, es importante hacer notar que en este documento no está contemplada la actividad minera, para la cual se ha incurrido en la deforestación de cuencas hidrográficas. Dicha problemática tenderá a empeorar con la implementación del Arco Minero.

Buenas prácticas agrícolas:

-Entre las medidas que se mencionan figuran congresos sobre Diversidad Biológica, inclusión de la agroecología en el currículo escolar y agricultura urbana. Si bien son programas importantes para la concientización ciudadana, no son suficientes para mitigar los efectos del cambio climático.

Transporte limpio:

 

-Destacan la Misión Transporte como programa que comprende acciones que “resultan en mayor eficiencia y menores emisiones”, entre las cuales mencionan los refugios para motorizados, masificación de las proveedurías de repuestos e insumos y escuelas de conductores, entre otras.

Gestión de residuos:

-Aparece como “manejo de desechos” y destacan el saneamiento de vertederos y construcción de rellenos sanitarios, cuando en realidad la gestión de residuos en el país es crítica puesto que los rellenos sanitarios ya rebasan su capacidad y no hay camiones para la recolección por falta de repuestos.

Finalmente, con este documento se puede percibir el gran reto que nos espera en materia ambiental en Venezuela, sin embargo, a pesar de la falta de proyectos y políticas ambientales, existen numerosas iniciativas de la sociedad civil que apuestan por el desarrollo sostenible. Hoy, Día de la Tierra, queremos aprovechar la oportunidad para solicitar que Venezuela  asuma con responsabilidad el Acuerdo de París para implementar medidas de mitigación y adaptación que nos beneficie a todos, tomando en cuenta a la sociedad civil. Igualmente es oportuno enfatizar la importancia de la contraloría ciudadana para exigir y velar por el cumplimiento de los derechos ambientales de todos los venezolanos.

“Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha”. –Víctor Hugo

¡Feliz Día de la Tierra!

Gracias a Alejandro Álvarez Iragorry por compartir esta valiosa y alarmante información de la Dra. Nalúa Rosa Silva Monterrey, Coordinadora del Centro de Investigaciones Antropológicas de la UNEG. A continuación el relato:

Sobre el Arco Minero y los Pueblos Indígenas

En los años 90’s  hubo toda una discusión sobre la minería ilegal en la cuenca del río Caroní dado que la sedimentación producto de esa actividad estaba afectando severamente el funcionamiento de la represa de Guri. A finales de dicha década se propuso incluso el trasvase del río Caura al río Paragua lo que produjo una alarma a nivel nacional por las severas consecuencias que un plan de ese tipo tendría en las comunidades indígenas y en la biodiversidad de la región. Afortunadamente dicho plan fue desdeñado y surgió la auto-demarcación de la Cuenca del Río Caura, como hábitat de comunidades indígenas, a fin de garantizar tanto la protección del medio ambiente como el reconocimiento y protección a las culturas autóctonas que allí viven. Este proyecto sirvió de inspiración para la realización de auto-demarcaciones a nivel nacional y el reconocimiento territorial indígena en la Constitución del 99.

En el año 2006, una invasión minera incontrolada originó protestas y acciones a nivel nacional que llevaron a su control intermitente. Sin embargo, a pesar de las acciones indígenas, de los aliados y del gobierno hasta el 2011, para controlar dicha actividad, ha sido imposible erradicarla.

Nosotros, que hemos trabajado en el Caura desde finales de los ochentas, hemos visto desde la incursión minera una cambio radical en la organización social ye’kwana y la contaminación de un ambiente otrora prístino. En la actualidad las relaciones de reciprocidad que mediaban los intercambios han sido sustituidos por el dinero, ahora se compra- no se comparte o regala-, ahora hay trata de personas, se oprime y se prostituye, ahora no se puede tomar agua del río, ahora no se puede consumir el pez aymara ni otros peces, ahora animales lejos de la mina están contaminados, ahora nacen muchos niños con malformaciones y otros mueren durante el embarazo o al nacer, ahora los jefes y los Consejos de Ancianos no son respetados pues vale más el que tiene dinero o lo que deciden los Consejos Comunales; ahora las comunidades pelean y se dividen entre las que quieren y las que no quieren la minería, ahora no hay tranquilidad en la zona pues está invadida por personas extrañas nacionales y extranjeras, que dan miedo y que meten miedo, ahora la mayoría de los ye’kwana y sanema (según estudio de la UDO) tienen 40 veces más mercurio en pelo que lo máximo permitido por la Organización Mundial de la Saludahora hay uno o dos suicidios mensuales de jóvenes.

Un especialista nos dijo que si se parara totalmente la minería en la cuenca del Caura en este momento, se tardaría por lo menos treinta años para su recuperación. Un grupo de profesionales vinculados con la región, conjuntamente con la organización Kuyujani nos dirigimos al Instituto de Salud Pública del Estado Bolívar y nos reunimos con su directiva el año pasado, la cual se mostró alarmada por esta situación y comprometida a buscar solución. A pesar de las buenas intenciones aún no se ha hecho nada.

Al contrario, vemos con horror la aparición de este proyecto de Arco Minero y la posterior  creación de una Comisión en la cual se insta a los indígenas a hacer minería asumiendo su protección en la realización de esta actividad.

El Arco Minero comprende tanto la margen derecha como la margen izquierda del Orinoco y va desde el río Apure (tierra de los Pumé) pasando por Palital (zona Kari’ña frente a Ciudad Guayana) hasta el límite con el Estado Delta Amacuro en Barrancas (Zona Warao) por la margen izquierda; y luego entra hacia la margen derecha del Orinoco, hacia el Cuyuni (zona Arawak, pemón y kari’ña), a la zona de influencia del Parque Nacional Canaima (Pemón), al río Paragua (afluente del Caroní - Pemón, Sapé, y tierra de los últimos Uruak y Arutani) y luego cae al Aro (zona Kari’ña) desde donde avanza hacia la cuenca del Caura (zona ye’kwana, sanema), la traviesa y sigue hacia el Monumento Natural Sierra de Maigualida (zona Hoti) hacia el Cuchivero (zona Eñe’pa-Panare) y va hacia el Parguaza (zona Wanai –Mapoyo, Piaroa) de donde regresa al punto original en donde también hay ocupación estacional Hiwi. Después de la experiencia del Caura, y de los efectos documentados de la extracción minera en las zonas indígenas, nos preguntamos si lo que realmente producirá este proyecto no es la desaparición masiva de los pueblos indígenas de la región, su aún más acelerado etnocidio, y la intervención de áreas protegidas de larga data como el  Parque Nacional Canaima, Monumento Ichún-Guanacoco, Zona Protectora Sur del Estado Bolívar, Reservas Forestales de la Paragua y del Caura, Monumento Natural Sierra de Maigualida, así como la sedimentación y contaminación masiva del embalse del Guri, todas ABRAE dentro del Arco Minero.

Algunos indígenas (no todos) podrán ponerse de parte de los intereses del gobierno, eso se entiende después de una política (que como bien ha señalado el Dr. Aguilar en este foro) ha co-optado a la mayoría de la dirigencia indígena. Los indígenas tienen sus propias voces, tienen derecho a fijar su posición a favor o en contra, y también tienen derecho a equivocarse. Pero nosotros los que les hemos acompañado en sus luchas, los que hemos reflexionado sobre ellos, los que entendemos el valor de la diversidad cultural, no podemos quedarnos mudos, ni podemos, como dijo El Libertador en Angostura- ser instrumento ciego de su propia destrucción. Nosotros tenemos la obligación de hacer escuchar nuestra voz de protesta y de alarma frente a un proyecto  etnocida que conllevará la destrucción del legado en oxígeno, agua, bosques, biodiversidad y patrimonio cultural de ellos y de todos nosotros.

Martes, 12 Abril 2016 15:04

Alimentos a la basura

Las cifras estremecen: según el Departamento Nacional de Planeación, 9,76 millones de toneladas de alimentos se pierden o se desperdician al año en el país. Cantidad que serviría para alimentar a 8 millones de personas, que evitaría importar la totalidad de la comida que al año llega al país y, en consecuencia, permitiría ahorrar los más de 5.000 millones de dólares que cuesta.

El panorama es más desolador si se mira a la luz de indicadores como el de la Unicef: uno de cada diez niños en Colombia sufre de desnutrición crónica. Es una situación inaceptable y vergonzosa.

Es necesario aclarar que 1.300 millones de toneladas de comida se desechan anualmente, en un planeta con 900 millones de personas desnutridas.

Sus causas en Colombia son diversas. Desde las de carácter macroeconómico, que llevan incluso a que en ciertas coyunturas los comportamientos del mercado tengan como consecuencia que recoger una cosecha no sea rentable para el productor, hasta unas de profundo arraigo cultural.

Estas últimas apuntan a las razones por las que una persona en un supermercado descarta una fruta solo por su apariencia, no obstante que se encuentre en condiciones perfectamente aptas para el consumo. Para disminuir esta cifra se requieren aportes de distinta índole, y aquí sí que es importante el que puedan hacer los ciudadanos. La mencionada optimización en métodos y técnicas de cultivo, cosecha, procesamiento y distribución es fundamental. Sin descuidar los cánones sanitarios, habría que apostarle a la innovación, incluso a la movilización social, para que estos no se vean más en ese callejón sin salida, económicamente explicable pero éticamente injustificable.

Comprar solo la cantidad que en realidad se va a consumir, tomando nota de las fechas de vencimiento, dejando de lado prejuicios que llevan a descartar productos que tienen que ver con su calidad o sabor.

Fuente: El Tiempo/El Nacional 

Página 7 de 161