Publicado en Gaceta Oficial 40.861 del 3 de marzo, el decreto señala que el derecho especial podrá adjudicarse a gobernaciones o alcaldías o a sus entes adscritos mediante la suscripción de convenios con el ministerio competente en materia de industria.

Las personas naturales y jurídicas que acumulen residuos y material metálico como el aluminio, cobre o hierro en depósitos o almacenes, deberán proceder a su reciclaje o a su venta en un lapso de 60 días contados a partir de la entrada en vigencia del decreto. Transcurrido ese lapso sin que hubieren reciclado o vendido los residuos “los titulares o poseedores deberán demostrar el derecho que los asiste sobre dichos materiales ante el ministerio con competencia en materia de industrias, a los fines de determinar el destino de los mismos”.

Aquellas personas naturales y jurídicas dedicadas a las actividades de recolección, transporte, procesamiento o comercialización de residuos y material metálico como aluminio, cobre o hierro, deberán ofrecerlos en venta a las empresas del sector público que se determinen en el decreto.

Dichas personas solo podrán comercializar o en cualquier modo enajenar el material, a terceros, cuando las empresas a que refiere este decreto manifestaron como su negativa a realizar la adquisición o no dieren respuesta dentro del lapso de 60 días hábiles, contados a partir de la fecha de la oferta, efectuada por escrito debidamente recibido.

Haz clic aquí para seguir leyendo esta nota.

Fuente: El Estímulo

Published in Noticias

Aunque el municipio El Hatillo contaba con puntos de reciclaje en las urbanizaciones, ayer se activó el programa Hatillo Recicla en lugares de fácil acceso para que los vecinos puedan llevar vidrio, papel, plástico, cartón y TetraPak. 

El primer espacio que se habilitó fue el del Polideportivo de La Boyera, que ya funcionaba como punto ecológico pero se renovaron los contenedores. El alcalde de El Hatillo, David Smolansky, precisó que lo que permitirá relanzar la política de reciclaje en el municipio es que ahora habrá un camión dedicado exclusiva y sistemáticamente a la recolección de material reciclable que podrá cargar de manera separada los insumos.

Julio Cubas, presidente del Instituto Autónomo de Gestión Ambiental (IAGA), destacó que el programa Hatillo Recicla es una realidad gracias a la alianza con la ONG Adan (Asociación Civil para la Defensa del Ambiente y la Naturaleza), Fospuca y la multinacional TetraPak.

Para reimpulsar la separación en el origen de los desechos, Smolansky explicó que es necesario crear el hábito en las personas y hacer uso adecuado de los contenedores. "Vamos a arrancar una campaña en las redes sociales y a organizar talleres con los vecinos. También se realizará un cronograma para definir los tiempos en los que el camión pasará recogiendo el material". 

Myriam Sahmkow, habitante de La Boyera, felicitó el esfuerzo de la alcaldía por haber hecho realidad "esta viejísima aspiración de nosotros. Nos comprometemos como vecinos a ayudar a que este proyecto tenga mucho éxito y a que se respete el uso correcto de los contenedores".

Presupuestos reducidos, ausencia de políticas públicas y problemas logísticos frenan el avance de los programas de reciclaje en la ciudad. El reto de los municipios en 2016 es aumentar los centros de acopio buscando alianzas con empresas privadas. Las alcaldías han ideado programas para sembrar la semilla del reciclaje en las escuelas a fin de que los niños se conviertan en replicadores. 

Fuente: El Universal

Published in Noticias
Martes, 23 Febrero 2016 15:26

PolliBricks: ladrillos de PET reciclado

EcoArk es un proyecto diseñado por el arquitecto Arthur Huang,del  Instituto de Desarrollo Energético Sostenible de Taiwán, construido con PolliBricks, unos ladrillos fabricados bajo el concepto de "minería urbana", el cual consiste en dar un nuevo uso a las riquezas provenientes de los residuos.

Los PolliBricks, están hechos con resina de plástico PET reciclado, en forma de panal de abejas para permitir un buen engranaje entre ellos, como si de piezas de LEGO se tratara. Se fabrican moliendo las botellas PET, hasta obtener escamas que luego se derriten en el fuego para formar los ladrillos.Los pollibricks se iluminan con luces LED que funcionan con energía solar, mientras que las paredes son traslúcidas y permiten la entrada de la luz natural. Estas características permiten ahorrar energía, y en consecuencia, abaratar costos. 

Gracias a su esqueleto de hierro, el EcoArk está estructurado para soportar tifones y terremotos. Con sus tres pisos de altura, se perfila como el edificio "más ligero del mundo, móvil y respirable". 

Arthur Huang, también creador de Miniwiz, recibió un Earth Award en 2010, por haber diseñado estos ladrillos de plástico. Miniwiz se especializa en desarrollo de energía sustentable y en materiales hechos de materiales reciclados, tal y como es el caso del cemento hecho de arroz.

El EcoArk se construyó para la exposición Taipei Int’l Flora Expo en 2010, de la cual fue sede.

Published in Asuntos de Interés
Viernes, 05 Febrero 2016 14:01

Datos sobre el reciclaje

 

 

La palabra reciclaje viene del griego Kyklos que quiere decir "ciclo", es decir, reutilizar objetos o materiales para crear otros. En otras palabras, someter una materia a diferentes procesos para que esta pueda volver a ser utilizada.

Si reciclamos una tonelada de papel, nos podríamos ahorrar hasta:

  • 4.000 kw/h de energía
  • 30.000 litros de agua
  • 17 árboles

Reciclando una tonelada de plástico se ahorran:

  • 40.000 litros de agua
  • 5.000 kw/h de energía

Y si recuperamos dos toneladas de plástico, podríamos ahorrar hasta una tonelada de petróleo.

Una tonelada de vidrio reciclado ahorra:

  • 1 tonelada de arena silícea
  • 60% del consumo de agua
  • 2.400 kw/h energía

¿Sabías que?

El vidrio, después de pasar por el proceso de reciclaje, conserva todas sus características físicas y no pierde su volumen en el proceso, es decir, si se recuperan 10 botellas, al finalizar el proceso se obtendrán 10 botellas con el mismo tamaño y volumen.

Al reciclar una tonelada de metal se ahorran

  • 90.000 litrios de agua
  • 14.000 kw/h de energía
Published in Sabía usted que

(Energías Renovables) Un punto itinerante de recolección de materiales reciclables alimentado con paneles fotovoltaicos para cubrir el 100% de su consumo energético ha sido puesto en operaciones por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

onstruido en un contenedor reciclado, el llamado Centro Verde Móvil está compuesto de ocho grandes recipientes aptos para recibir diferentes residuos domiciliarios: seis de 600 litros de capacidad, y dos de 120 litros de capacidad.

Tanto en su interior como en su exterior está iluminado con tecnología LED y cuenta con 16 módulos solares fotovoltaicos en cuatro paneles ubicados en el techo que generan la energía necesaria para cubrir el 100% de su consumo energético.

En otro detalle referente a su sustentabilidad, tiene un techo verde, cubierto con vegetación y plantas autóctonas, característica que según se informa desde la gobernación de la ciudad “permite difundir la existencia y uso de esta tecnología como método de mitigación de los efectos del cambio climático”.

Se asegura que el Centro Verde Móvil cambiará de ubicación periódicamente para recorrer todos los barrios de la ciudad, aunque debe destacarse que estos son cerca de cien, por lo que es esperable que, de prosperar la idea, se implementen otros similares.

Fuente: http://www.revistaei.cl/noticias/index_neo_sustentable.php?id=33890

Published in Asuntos de Interés

Identificarlos permite saber más sobre los productos y envases, cómo reciclarlos y concienciarse de la importancia de este hábito


- Imagen: CNICE -
No son jeroglíficos ni signos al azar, sino símbolos de reciclaje. Los envases o productos que los llevan nos recuerdan que pueden ser o que han sido reciclados y nos ofrecen información tan diversa, como el tipo de material con que están fabricados o el lugar concreto donde deben depositarse para su conveniente reciclaje. Gracias a ello, los consumidores pueden concienciarse de la importancia de reciclar, un hábito que ayuda a ahorrar energía, materias primas y en el proceso de recogida y eliminación de basuras.

 

Un envase con el Punto Verde significa que su empresa responsable cumple con la Ley de Residuos. Es decir, se garantiza que al convertirse en residuo este envase se reciclará y valorizará, normalmente mediante el Sistema Integrado de Gestión de Residuos de Envases (SIG), gestionado por Ecoembes. Los envases que pueden llevar este distintivo son de plástico, envases metálicos y envases tipo Brik; de cartón y papel; y de vidrio (en este último caso los gestiona Ecovidrio).


- Imagen: Luzzie -Por su parte, el anillo o círculo de Möbius se ha convertido en el símbolo internacional del reciclaje, si bien ha dado lugar a diversos identificadores. Cuando el anillo figura sin más, significa que el producto o envase está hecho con materiales que pueden ser reciclables. Si el anillo está dentro de un círculo, quiere decir que parte de los materiales del producto o envase se han reciclado. El símbolo puede especificar el porcentaje de producto reciclado que contiene (en este caso, un 20%). Este dato figura, a menudo, en envases y cajas de cartón.

El símbolo "Tidyman", una figura humana que deposita un residuo en una papelera, indica al consumidor que se responsabilice de deshacerse del mismo en un lugar adecuado.


- Imagen: Luzzie -De manera similar, las botellas de vidrio pueden llevar también un símbolo que combine un anillo de Möbius y un muñeco que deposita uno de estos envases en un contenedor. Se recalca así al consumidor la importancia de utilizar los contenedores o iglúes verdes.

 

Los siete símbolos del plástico

La gran diversidad de materiales plásticos ha llevado a crear una variada tipología para identificarlos. En este caso, las flechas del anillo - señal de que puede reciclarse de alguna forma- son más estrechas y contienen un número y unas letras que señalan el tipo de material. Un consumidor puede encontrarse en el mercado los siguientes símbolos:


- Imagen: Luzzie -

  1. PET o PETE (Polietileno tereftalato). Es el plástico típico de envases de alimentos y bebidas, gracias a que es ligero, no es caro y es reciclable. Una vez reciclado, el PET se puede utilizar en muebles, alfombras, fibras textiles, piezas de automóvil y, ocasionalmente, en nuevos envases de alimentos.
  2. HDPE (Polietileno de alta densidad). Gracias a su versatilidad y resistencia química se utiliza, sobre todo, en envases, en productos de limpieza de hogar o químicos industriales, como botellas de champú, detergente, cloro, etc. También se emplea en envases de leche, zumos, yogur, agua y bolsas de basura y de supermercado. Se recicla de muy diversas formas, como en tubos, botellas de detergentes y limpiadores, muebles de jardín, botes de aceite, etc.
  3. V o PVC (Vinílicos o Cloruro de Polivinilo). También es muy resistente, por lo que es muy utilizado en limpiadores de ventanas, botellas de detergente, champú, aceites y mangueras, equipamientos médicos, ventanas, tubos de drenaje, materiales para construcción, forro para cables, etc. Aunque no se recicla a menudo, en tal caso se utiliza en paneles, tarimas, canalones de carretera, tapetes, etc. El PVC puede soltar diversas toxinas (no hay que quemarlo ni dejar que toque alimentos), por lo que es preferible utilizar otro tipo de sustancias naturales.
  4. LDPE (Polietileno de baja densidad). Este plástico fuerte, flexible y transparente se puede encontrar en algunas botellas y bolsas muy diversas (de la compra o para comida congelada, pan, etc.), algunos muebles y alfombras, entre otros. Tras su reciclado, se puede utilizar de nuevo en contenedores y papeleras, sobres, paneles, tuberías o baldosas.
  5. PP (Polipropileno). Su alto punto de fusión permite envases capaces de contener líquidos y alimentos calientes. Se utiliza en la fabricación de envases médicos, yogures, pajitas, botes de ketchup, tapas, algunos contenedores de cocina, etc. Al reciclarse se pueden obtener señales luminosas, cables de batería, escobas, cepillos, raspadores de hielo, bastidores de bicicleta, rastrillos, cubos, paletas, bandejas, etc.
  6. PS (Poliestireno). Utilizado en platos y vasos de usar y tirar, hueveras, bandejas de carne, envases de aspirina, cajas de CD, etc. Su bajo punto de fusión hace posible que pueda derretirse en contacto con el calor. Algunas organizaciones ecologistas subrayan que es un material difícil de reciclar (aunque en tal caso se pueden obtener diversos productos) y que puede emitir toxinas.
  7. Otros. En este cajón de sastre se incluyen una gran diversidad de plásticos muy difíciles de reciclar. Con estos materiales se elaboran algunas clases de botellas de agua, materiales a prueba de balas, DVD, gafas de sol, MP3 y PC, ciertos envases de alimentos, etc.

Como variantes de estos símbolos de materiales plásticos se pueden encontrar solo con los números, sin los acrónimos, o con el anillo más grueso de Möbius y, en su interior, el número que corresponda. Si el acrónimo lleva una "R" delante, significa que el producto contiene materiales plásticos reciclados. Por su parte, si el símbolo lleva el acrónimo ABS, se refiere al acrilonitrilo butadieno estireno, un plástico muy duro utilizado en automoción y en usos tanto industriales como domésticos.


- Imagen: Luzzie -Además del vidrio, el papel o algunos plásticos, otros materiales también se pueden reciclar y llevan sus símbolos característicos. Tal es el caso de metales como el aluminio o el acero.

 

Origen y significado de los símbolos de reciclaje

El símbolo original del reciclaje se creó en 1970, en un concurso de diseño entre estudiantes estadounidenses, organizado por la Container Corporation of America como parte del primer Día de la Tierra. El ganador fue Gary Anderson, un estudiante de último curso de la Universidad de California del Sur, en Los Ángeles.

El símbolo es un círculo de Möbius y cada una de sus tres flechas representa uno de los pasos del proceso de reciclaje: recogida de materiales para reciclar, el proceso mismo del reciclaje y la compra de estos productos reciclados, de manera que el sistema continúa una y otra vez. Anderson se basó en su diseño en la banda descubierta en 1858 por el matemático y astrónomo alemán August Ferdinand Möbius (1790-1868).

El símbolo del Punto Verde lo creó en 1991 la empresa privada alemana sin ánimo de lucro Duales System Deutschland AG. Luego lo adoptaron otros países de la Unión Europea (UE) y, en 1994, los Estados miembros decidieron que fuera la marca para la Directiva Europea de Envases y Residuos de Envases. En Estados Unidos también se utiliza, aunque en este caso las empresas que lo colocan en sus envases no solo se comprometen a reciclar, sino también a reducir el uso de material de envasado y que este sea más fácil de reciclar.

 

El reciclaje aumenta en España

Los consumidores están cada vez más concienciados por el reciclaje. Así al menos se deduce de los datos que los principales Sistemas Integrados de Gestión de Residuos (SIG) ofrecen cada año. Según Ecoembes, en 2010 se recicló el 45,3% de los envases de plástico (323.030 toneladas), el 83% de los envases de cartón y papel (646.186 toneladas) y el 71,5% de metales (240.710 toneladas).

La Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (Aspapel) asegura que el reciclaje de papel y cartón en España creció un 11% en 2010, equivalente a 4,6 millones de toneladas. Se ahorró así un volumen en vertedero de más de 45 grandes estadios de fútbol.

Por su parte, un 79,2% de los españoles afirma reciclar vidrio siempre, según un estudio de Ecovidrio. El perfil del ciudadano que declara reciclar siempre sus envases de vidrio es mujer, mayor de 44 años y residente en Aragón, La Rioja, Navarra, Cataluña y País Vasco.

Algunas iniciativas impulsadas en ciertas comunidades autónomas deberían ser un ejemplo que seguir. Es el caso de la Mancomunidad de Sanmarko, en Gipuzkoa. Sus responsables destacan por el impulso de las medidas de reciclaje de envases, de la recogida de aceite usado, o del sistema "puerta a puerta" de recogida de residuos.

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/urbano/2008/08/04/179032.php

Published in Asuntos de Interés

 

Investigadores estadounidenses señalan que al reutilizarse varias veces sin ser lavadas aumentan las enfermedades infecciosas

 

La prohibición de las bolsas de plástico en los supermercados en EE. UU., una medida introducida con fines medioambientales, ha desembocado en un grave problema de salud para los compradores.

Desde que el veto entró en vigor, se multiplicaron los ingresos en urgencias y el número de muertes relacionadas con enfermedades infecciosas provocadas por bacterias coliformes, concluye el PERC (Centro de Investigaciones del Medio Ambiente y Propiedad, por sus siglas en inglés), la institución que se dedica a estudiar la manera de aplicar los enfoques del mercado para resolver los problemas ecológicos. El centro detalla que el veto hizo que los clientes vayan a las tiendas llevando sus propias bolsas, ya usadas en otras ocasiones para la compra.

Al examinar durante varios meses las bolsas de plástico recogidas de forma aleatoria de los clientes que entraban a supermercados, los investigadores descubrieron que casi todas eran multiuso, pero rara vez se lavaban. Constataron que en muchos casos contenían cantidades significativas de bacterias peligrosas, incluida la E. coli (Escherichia coli), enterobacteria famosa por su agresividad y toxicidad y capaz de causar cistitis, meningitis, peritonitis, mastitis y sepsis, entre otras enfermedades.

Fuente:http://actualidad.rt.com/ciencias/view/54454-reutilizar-bolsas-plastico-danino-salud

Published in Asuntos de Interés

reciclaReciclando aprovechamos la materia prima, generamos menos gases de efecto invernadero y contaminación ambiental.

Daniella Matheus Paris

17 de mayo de 2011

Published in Opinión
Miércoles, 22 Junio 2011 22:08

Más basura que reciclaje en Latinoamérica

La generación de residuos se incrementa en una tasa mucho mayor que la del reciclaje en América Latina, por lo que aumenta la disposición final en rellenos sanitarios o incineradores, y más allá de las leyes planteadas en algunos países los principales colaboradores con el ambiente son los llamados cartoneros.

ChocamanBasurero19Enero

“Hay una mirada global sobre el tema de los residuos y una incorporación del tratamiento integral incluyendo aspectos de basura cero en las legislaciones y en los discursos políticos”, dijo a la agencia ANSA Eduardo Giesen, de la sección latinoamericana de la Alianza Global contra la Incineración (GAIA).

timthumb

 

0,91 kg por persona

“Pero aunque la cantidad de proyectos específicos de reciclaje se han multiplicado por el continente como por el resto del mundo, los patrones de consumo hacen que la generación de residuos se incremente en una tasa mucho mayor que la de aumento del reciclaje”, precisó. En América Latina, de acuerdo con un documento de la Cepal, cada habitante produce en promedio 0,91 kilogramos por día de desechos.

Es por ello que Giesen consideró que las soluciones fuera del ámbito de un plan de basura cero que se van implementando son muchas más y aseveró que va aumentando también la disposición final en relleno y en incineración de diverso tipo en toda la región.

“Vemos, en general, que las soluciones que se van incorporando en la legislación en la región están respondiendo a intereses corporativos y eso claramente va en contra de los objetivos de basura cero y de inclusión social en las soluciones finales”, afirmó.

Fuente: ANSA, Agencias

 

Published in Noticias
08 – 06 – 11

Juan Manuel Torres Bousquet y Henry Sotelo Vera conversaron con Analitica.com sobre esta fantástica iniciativa que sigue creciendo y marcando un referente en materia de reciclaje en nuestro país

Dos ingenieros de industrias forestales, Juan Manuel Torres Bousquet y Henry Sotelo Vera, decidieron aprovechar sus conocimientos sobre fabricación y transformación de la madera en papel para crear una opción más ecológica llamada Greenpaper. “Nuestra formación académica nos permitió ver el potencial que existía en una fuente relativamente fácil de obtener de materia prima (papel descartado) y la posibilidad de hacer más sencillo los procedimientos de fabricación. Nosotros sólo recuperamos papel descartado de oficinas y escuelas Una vez que está en nuestro taller es seleccionado, clasificado y almacenado en espera de ser procesado y convertido en pulpa para papel”, comentan este par de profesionales egresados de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG) en Upata, Edo. Bolívar.

Ellos han logrado borrar esa falsa idea de que las cosas hechas a partir del reciclaje, son de calidad inferior. Se enorgullecen de realizar un trabajo de calidad que va en armonía con el medio ambiente. “Nuestra materia prima es 100% fibra reciclada obtenida de la recuperación de papel descartado. Durante los 10 años que tenemos haciendo esta labor hemos recuperado toneladas de papel que, de otra manera, habrían ido a parar a los vertederos de basura”, comentan.

Juan Manuel Torres Bousquet y Henry Sotelo Vera conversaron con Analitica.com sobre esta fantástica iniciativa que sigue creciendo y marcando un referente en materia de reciclaje en nuestro país.

-¿ Cómo es el procedimiento de reciclar y procesar el material de desecho?

-Nosotros sólo recuperamos papel descartado de oficinas y escuelas, es decir papel bond fotocopiado, impreso, rayado o escrito. Tenemos una relación con algunas oficinas, donde estas acopian el papel para reciclar y periódicamente nosotros los visitamos o nos notifican para ir a buscarlo. No tenemos una campaña de recolección porque los requerimientos de papel en nuestro taller son limitados. Nosotros ofrecemos charlas a los empleados de estas oficinas sobre el adecuado reciclaje y procedimientos de clasificación y apropiada disposición del material a reciclar, esto nos permite dar un aporte en cuanto a educación ambiental y una concientización hacia la responsabilidad social sobre la preservación de nuestro entorno ciudadano y ecológico.

Una vez que el papel está en nuestro taller es seleccionado, clasificado y almacenado adecuadamente en espera de ser procesado y convertido en pulpa para papel. El papel es una hoja de fibras formadas sobre un tamiz fino a partir de una suspensión acuosa. El proceso de fabricación del papel es sencillo y repetitivo hoja a hoja desde la preparación de la materia prima hasta lograr el producto terminado.

-¿Cómo ha sido la receptividad del público?

-A lo largo de 10 años han sido muchas las reacciones que hemos experimentado pero definitivamente, en todos los casos, una vez que conocen el material quedan fascinados por la iniciativa y por la calidad de los productos.

Actualmente las empresas están en búsqueda de iniciativas de carácter verde o ecológicas y, en general, con opciones ambientalmente responsables. Y ha sido nuestra insistencia siempre que aquellas empresas del sector tanto público como privado que ostentan de desarrollar programas de Gestión Ambiental en sus propias organizaciones y en su entorno, usen nuestros productos como herramientas para hacer esas promociones en papelería, certificados o reconocimientos. Siempre dejando claro que no pretendemos sustituir los papeles de uso diario.

-¿Qué sienten al saber que realizan un trabajo de calidad y ecológico?

-Trabajamos siempre en procura de hacer las cosas de la mejor manera posible y pensando siempre en mejorar. Debemos borrar ese estigma que tienen las cosas hechas a partir del reciclaje, que son de calidad inferior. Desde la primera vez que pensamos en fabricar papel artesanal, tuvimos la convicción de hacerlo confiriéndole propiedades y características que lo distinguiera del resto y que nos permitiera ampliar los usos y poder abarcar mayores nichos de mercado. De allí que podamos decir, el papel GreenPaper™ puede usarse en impresora INKJET domésticas como cualquier cartulina y en impresiones litográficas entre otras.

Creemos que calidad y ecología, tienen que ir de la mano en procura de la eficiencia de los procesos y la optimización de los recursos. Así que es inmensamente satisfactorio desarrollar y ofrecer productos que de alguna manera, tienen como etiqueta esas mismas palabras que contribuyen con la conversación ambiental.

-¿Creen que sí es posible reciclar en Venezuela?

-El venezolano tiene una tendencia cada vez más creciente al uso responsable de los productos desechables y de origen reciclado. Cada vez se ven más iniciativas en el reuso de materiales y no hablamos del reciclaje de las recuperadoras de aluminio, plásticos, papel; nos referimos al uso cotidiano en oficinas y hogares de la impresión de papel por ambas caras antes de botarlo, a la inventiva de la gente haciendo innumerables cosas artesanalmente aprovechando los materiales antes de descartarlos y botarlos a la basura.

En el país se desperdicia mucho papel, los porcentajes en lo que se refiere a papel y cartón (según datos de la ONG Vitalis), apenas un 20% de todo el papel y cartón que se usa y descarta es recuperado y reciclado. Y, en general, los esfuerzos en reciclaje en Venezuela no superan el 20% del total de basura. Somos optimistas y pensamos que, en algún momento, encontraremos en el mercado papeles hechos con fibras totalmente reciclada.

-¿Qué diferencias hay entre el papel normal y el reciclado? Calidad, textura, color.

-A nivel industrial son prácticamente iguales porque además siempre se combina la fibra reciclada con fibra virgen. Nosotros no podemos compararnos con papeles de uso común y comerciales (bond, cartulina, y otros) con nuestro papel artesanal ya que son procesos totalmente distintos. Los papeles industriales se hacen en grandes máquinas de forma continua y a grandes velocidades.

Nuestro proceso además de ser manual se hace hoja a hoja. Los colores que le conferimos al papel van desde aquellos más elementales hasta tonalidades que sólo nosotros podemos conseguir por la naturaleza orgánica de algunos de los insumos que utilizamos tales como: pétalos de flores, borra de café, barba de maíz, hojas de tabaco, fibra de sisal, y muchos más.

-¿Por qué es importante reciclar?

-Los beneficios ambientales de reciclar como actividad productiva son evidentes ya que promueve hábitos conservacionistas, contribuye con la preservación del medio ambiente, disminuye la producción de basura, reduce la contaminación ambiental y, en general, mejora la calidad de vida. Además constituye una fuente de empleo e ingresos para familias y comunidades. Por otra parte, permite el ahorro de energía y de recursos económicos.

Nuestra materia prima es 100% fibra reciclada obtenida de la recuperación de papel descartado de oficinas y escuelas, así que durante los 10 años que tenemos haciendo papel artesanal hemos recuperados toneladas de papel que de otra manera habrían ido a parar a los vertederos de basura. Sólo para dar una idea, en un año de trabajo continuo podemos recuperar y procesar aproximadamente 3,5 toneladas de papel y la producción promedio de basura de una persona en una ciudad grande está entre 1 y 1,5 kg/día.

 

http://www.analitica.com/medioambiente/2158324.asp

 

Published in Noticias
Página 1 de 2