La vida de 80% de la población de Maturín cambió radicalmente

 

Incuantificables los daños, a 23 días del derrame petrolero en río Guarapiche

El Universal.

ESTRELLA VELANDIA |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
domingo 26 de febrero de 2012  12:00 AM

 

imageRotate
Las aguas del río lucen contaminadas, a pesar de los trabajos de limpieza de Pdvsa CORTESÍA SOL DE MONAGAS
| 1 | 2 |
Contenido relacionado
ESTRELLA VELANDIA |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
domingo 26 de febrero de 2012  12:00 AM

Maturín. Después del derrame petrolero ocurrido en Jusepín el pasado 4 de febrero, el cual llegó a la planta potabilizadora de agua del Bajo Guarapiche, el modo de vida de 80% de la población de Maturín ha cambiado radicalmente.

Un estado que ha sido privilegiado por la naturaleza, al poseer como principal fuente de agua el Río Guarapiche, que es atractivo natural que se ha visto perjudicado por este derrame, no sólo por representar la principal fuente de agua potable de Maturín, sino por todo lo que implica un derrame petrolero, padece hoy las consecuencias para su fauna y flora, así como para muchos lugareños que han visto mermados sus ingresos.

En Jusepín y en San Vicente, muchos agricultores y pescadores se quedaron, de la noche a la mañana, de manos atadas, porque pese a la recolección del petróleo que, según Pdvsa ya está por el orden de 95%, muchos de ellos perdieron sus cosechas y han tenido que cambiar su manera de sustento hasta tanto pase la contingencia.

Lo positivo para ellos es que Eulogio Del Pino, vicepresidente de Pdvsa, en visita que hizo el pasado viernes a Maturín y desde la represa de San Vicente, después de beber agua directa del río Guarapiche, ratificó su compromiso con estas personas y les dijo que cualquier daño ocasionado, la principal corporación lo resarcirá con una indemnización.

Daño ecológico

Y aunque algún diputado expresara que no había peces muertos, durante los primeros días, testigos de las riberas del Guarapiche aseguraron que aquellas imágenes fueron muy tristes. Era algo imposible de evitar después de que se derramara el crudo y cayera en el cauce del río emblema de Monagas. Hasta la imagen real de una anaconda apareció muerta, como muchos vieron a través de las redes Facebook y Twitter.

Muchos ambientalistas, como Antonio Valderrama, quien fuese coordinador de Ambiente de la Alcaldía de Maturín, hace algunos años, llamaron la atención sobre la parte ecológica. La naturaleza es sabia y ciertamente, tiene el potencial de regenerarse, por fortuna, pero esos procesos también llevan su tiempo, aseguran.

El plan de contingencia ciertamente se activó muy rápido. Pdvsa, la Alcaldía de Maturín, el Ministerio del Ambiente y la Gobernación de Monagas, han dispuesto más de 2 mil 500 hombres para lo que ha sido la labor de depuración del río Guarapiche.

Cambio de rutina

Paralelo a la situación ecológica está la falta de agua. En años anteriores, exactamente en el 2006 ocurrió un derrame y la planta del Bajo Guarapiche fue cerrada, durante al menos 25 días. Se ejecutó la limpieza y cuando fue prudente, se abrió la planta.

Hoy, el paisaje de Maturín es distinto. Comunidades como Alberto Ravell, Viento Colao, Boquerón, la Voz del Río, Las Cocuizas, Los Cortijos y Palo Negro no reciben agua directa desde el pasado 4 de febrero.Y tampoco la recibirán hasta tanto abran la planta potabilizadora del Bajo Guarapiche.

La única opción de estas comunidades es perseguir los cisternas para surtir de agua potable sus hogares sin mayores contratiempos.

La gente se baña con tobitos de agua, en pleno siglo XX. Es normal ver a las familias a la 1:00 p.m. en la parroquia Boquerón, esperando por los camiones para llenar de agua los tanques y envases vacíos.

Las familias con niños se las han visto negras, porque adquirir los botellones de agua potable es ahora negocio rentable para quienes se dedican a eso. La vida también les cambió.

http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/120226/la-vida-de-80-de-la-poblacion-de-maturin-cambio-radicalmente