Solmáforos para ayudar a la piel

De ser un escudo contra los rayos ultravioletas, la capa de ozono pasó a ser un colador. Los millares de agujeros que la atraviesan la hicieron tan tristemente célebre que, desde 1994, tiene su propio día mundial.

Este año, el Día Internacional de la Capa de Ozono se celebró el viernes 16 de septiembre. La iniciativa, que partió del venezolano Erik Quiroga y fue refrendada por las comisiones ambientalistas de las Naciones Unidas, busca fomentar la protección de este escudo atmosférico y minimizar el impacto del daño en la población.

solmaforo

Quiroga ha seguido trabajando en esos objetivos, particularmente en la prevención de la grave incidencia que la radiación ultravioleta tiene en la salud. Aunque Ciudad de México es la capital latinoamericana con mayor índice de radiación, el ambientalista asegura que Bogotá, Quito, Lima y Caracas, entre otras, también están sumamente afectadas.

Según mediciones que maneja Quiroga, realizadas por el satélite Promotel de Alemania y el servicio Weather Online, el nivel de rayos ultravioleta en un mediodía despejado en Caracas oscila entre 10 y 13 puntos. Eso es muchísimo.

"Ambos niveles son alarmantes", asegura Quiroga. "Según la Organización Mundial de la Salud, una exposición a rayos UV de 6 a 7 puntos es alta, de 8 a 10 muy alta y por encima de 11, extremadamente alta", completa. Esto se traduce en mayor riesgo de tumores cutáneos para los venezolanos. "Por el deterioro de la capa de ozono, cada año se producen entre dos y tres millones de nuevos casos de cáncer de piel".

Según sus estudios, las zonas caraqueñas más expuestas a radiación UV son el 23 de Enero y los barrios altos de Petare. "Debe considerarse que, por cada mil metros sobre el nivel del mar, aumenta 10% la radiación", dice el ambientalista.

Su propuesta para Caracas, y extensiva a otras ciudades de la región, es instalar "solmáforos" y un sistema de información por parte de los organismos metereológicos, para que envíen mensajes preventivos a las pantallas y vallas electrónicas de publicidad, existentes ya en áreas de concurrencia pública, en los que adviertan puntualmente de los picos de radiación que afectan la salud.

Los "solmáforos" -invento chileno que ya funciona en diversos lugares de ese país- cumplen con la función de medir el nivel de los rayos ultravioletas e indicar, con los tradicionales verde, amarillo y rojo, su peligrosidad para el ser humano.

A través de estos colores, las personas saben cuándo deben resguardarse del sol, utilizar sombrillas o gorras o, si están expuestos, reforzar el protector solar, de manera de evitar la aparición de cáncer de piel.

Fuente:  http://www.eluniversal.com/2011/09/20/solmaforos-para-ayudar-a-la-piel.shtml