La erupción del volcán Puyehue y su impacto en la biodiversidad de la región

Luego de cincuenta años sin actividad, el 4 de junio pasado comenzó la erupción del complejo volcánico Puyehue Cordón-Caulle, en la región chilena de Los Lagos. Este fenómeno aún sigue produciendo la emanación de grandes cantidades de gases y cenizas a la atmósfera, lo que perjudica no sólo a la población sino a toda la biodiversidad que habita en la zona.

imagesCAKFGMXJ


En las últimas semanas, las noticias sobre el volcán se refirieron principalmente a la suspensión de vuelos internacionales o el cese de actividades escolares y administrativas en las zonas afectadas, principalmente en las provincias argentinas de Río Negro, Neuquén, y Chubut, abarcando importantes centros turísticos como Villa La Angostura o Bariloche. Sin embargo, la problemática se vuelve mucho más compleja al tener en cuenta el impacto que las cenizas están dejando en la biodiversidad de la región: hay ríos contaminados y suelos cubiertos de una espesa capa gris, produciendo la muerte de miles de peces, ovejas y otros animales que habitan la región.


A pesar de que la erupción volcánica tiene lugar en Chile, los vientos del sureste involucraron gran parte de la Patagonia argentina, donde el paisaje cambió por completo y dejó a muchas ciudades cubiertas de cenizas. Según las autoridades de la región, la temporada que inicia todos los años en junio “ya está perdida”, a lo que se suman las dificultades de los pobladores para transitar las calles, y cortes de luz y de agua que se vuelven frecuentes en la región.


Sin embargo, a las problemáticas sociales y económicas se suma el impacto medioambiental, con especies animales y vegetales en peligro a causa de la exposición constante a la lluvia de gases y cenizas. El problema es que el hábitat natural se está viendo sustancialmente modificado, como es el caso de las ovejas, que podrían morir más de un millón dado que las las cenizas tapan tanto la pastura como el agua los campos.


Asimismo los ríos se encuentran sustancialmente perjudicados, como por ejemplo las aguas del Nilahue, en la comuna chilena de Lago Ranco, donde los residuos volcánicos hicieron que su temperatura aumentara nueve veces, hasta llegar a los 45°C, y de este modo causaron la muerte de miles de peces, como truchas y salmones. Otras zonas afectadas fueron el río chileno GolGol y el famoso Nahuel Huapi de Argentina, cubierto bajo un espeso manto gris.


A pesar de que en las últimas horas las noticias fueron algo más esperanzadoras, dado que se registró una disminución de la actividad volcánica y muchos de los evacuados volvieron a su hogar, todavía resta esperar cuándo finalizará definitivamente este fenómeno y cuáles serán sus consecuencias.


Erupciones volcánicas, ¿Relacionadas con el cambio climático?


Cada vez que ocurre un hecho de estas características nos lleva a replantearnos su relación con el cambio climático. A pesar de que los terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas y otros procesos geológicos existen desde el origen de la Tierra, en los últimos años se registraron con mayor intensidad y continuidad, lo que hace pensar en una relación directa con las condiciones climáticas actuales. Al respecto, hace pocos días se dieron a conocer los resultados de un estudio realizado en la Universidad de Alberta, Canadá, que confirmaron la relación entre el aumento de la temperatura y las erupciones volcánicas debido al funcionamiento de los glaciares, que al derretirse producen tensiones y cambios en las rocas que pueden derivar en éste u otros fenómenos geológicos.


Más allá de creer o no que la actividad del Puyehue esté relacionada con el calentamiento global, este fenómeno debe invitarnos a reflexionar acerca del rol que cumplimos en el desarrollo de los “desastres naturales” que cada vez se muestran con más intensidad en el planeta. Si bien es cierto que existen cuestiones de la Tierra que escapan a las posibilidades del hombre, muchos de los sucesos pueden ser prevenidos trabajando contra la contaminación y el consecuente calentamiento global. Hacer oídos sordos ante esta situación sólo ayuda a agravar la cuestión, siendo imposible llegar a soluciones amigables con el medio ambiente que deriven en un futuro mejor.


http://www.tuverde.com/2011/06/erupcion-del-volcan-puyehue-un-fuerte-impacto-para-la-biodiversidad-de-la-region/