Autoridades de Dominica buscan salvar rana gigante

pollo_de_montaaRoseau (PL) Autoridades de Dominica continúan hoy los esfuerzos para evitar la extinción del llamado Pollo de montaña, rana gigante utilizada para elaborar el plato nacional de la isla caribeña.

La población de estos animales, que alcanzan hasta los 16 centímetros de largo, disminuyó en menos de un año a casi 80 por ciento, como resultado de la caza furtiva y los efectos de un hongo. Sin embargo, las medidas tomadas por el Gobierno han hecho revertir la situación en los últimos meses, por eso debemos incrementar las medidas de preservación, aseguró el director de Agricultura, Ricky Brumant.

Afirmó que el Ejecutivo prevé crear próximamente nuevos proyectos para la reproducción del batracio, los que ya incluyen un laboratorio de última tecnología, programas de conservación y la prohibición de la caza.

Según el investigador Ian Stpehen, de la Sociedad Zoológica de Londres, el mayor peligro actual para estos anfibios está dado por el hongo Batrachochrytium dendrobatidi, que les ataca la piel y les impide el intercambio de sustancias con el medio.

El mismo agente nocivo fue detectado en montañas de San Cristóbal y Nieves, Montserrat, Guadalupe y Martinica, las otras islas donde habita el Pollo de montaña, pero también en regiones continentales.

Especialistas del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas atribuyen al hongo la desaparición en el país suramericano de casi todas las especies de sapos arlequines Atelopus a fines de 1980.

De acuerdo con la doctora Margarita Lampo, perteneciente a esa institución, una hipótesis es que los cambios climáticos, con sus modificaciones en las temperaturas y las precipitaciones, alteraron los mecanismos de acción del Batrachochrytium, anteriormente inofensivo.

Los Pollos de montaña son una de las más de tres mil especies de ranas que están en peligro inminente de extinción, con una población estimada en menos de seis mil individuos, estima la organización ambiental Wild World Foundation.

El estado de conservación de estos animales es tan crítico que científicos británicos colocaron muestras de su ADN en el proyecto Arca de Noé, para preservar su información genética e intentar reproducirlos cuando las condiciones tecnológicas lo permitan.

 

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=283449&Itemid=1