OMS: Más de un millón y medio de niños mueren anualmente por la contaminación ambiental

Según dos informes publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1,7 millones de niños menores de cinco años mueren anualmente por la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior, la exposición al humo de tabaco ajeno,  la insalubridad del agua, la falta de saneamiento y la higiene adecuada.

Un primer informe titulado La herencia de un mundo sostenible: Atlas sobre Salud Infantil y Medio Ambiente, indica que gran parte de las enfermedades que ocasionan la muerte de niños menores de 5 años –como las enfermedades diarreicas, el paludismo y las neumonías– pueden prevenirse mediante intervenciones que reducen los riesgos ambientales, tales como el acceso al agua potable y el uso de combustibles menos contaminantes para cocinar.

El otro informe, titulado ¡No contamines mi futuro! El impacto de los factores medioambientales en la salud infantil, aporta datos que ilustran la magnitud del problema. Estas son algunas de las cifras:

570 000 niños menores de cinco años fallecen como consecuencia de infecciones respiratorias (entre ellas las neumonías) causadas por la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior y la exposición al humo de tabaco ajeno.

361 000 niños menores de cinco años fallecen a causa de enfermedades diarreicas debidas al acceso insuficiente a agua salubre, saneamiento e higiene.

270 000 niños fallecen en el transcurso del primer mes posterior al parto por diversas causas -entre ellas la prematuridad- que podrían prevenirse proporcionando acceso a agua potable y a instalaciones de saneamiento e higiene en los centros de salud, y reduciendo la contaminación del aire.

200 000 defunciones por paludismo de niños menores de cinco años podrían evitarse actuando sobre el medio ambiente, por ejemplo, reduciendo el número de criaderos de mosquitos o cubriendo los depósitos de agua.

200 000 niños menores de cinco años mueren a causa de lesiones o traumatismos involuntarios relacionados con el medio ambiente, como envenenamientos, caídas y ahogamientos.

La Dra. Maria Neira, Directora del Departamento de Salud Pública y Determinantes Medioambientales y Sociales de la Salud de la OMS, señala que "la contaminación del medio ambiente tiene un altísimo costo para la salud de nuestros hijos. Toda inversión encaminada a eliminar los riesgos relacionados con el entorno, como la mejora de la calidad del agua o el empleo de combustibles menos contaminantes, reportará mejoras importantes para su salud".

Fuente: UyPress.net