Venezuela debe inventariar emisiones de gases de efecto invernadero

Hablar sobre cambio climático en Caracas no es un desvarío ni una exquisitez. La advertencia la hizo ayer Arnoldo José Gabaldón, ex ministro de obras Públicas y de Medioambiente y Recursos Renovables de Venezuela, en la presentación de un foro sobre el tema, promovido por las ONGS ambientalistas Orinoco y Ávila.

De entrada, Gabaldón señaló la incongruencia de un gobierno que subraya entre sus objetivos “contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana”, sin que en la práctica esto sea cierto; por lo cual invitó a los panelistas a analizar el desempeño en la delegación nacional en la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático, celebrada en París a finales del año pasado.

El embajador González Urrutia precisó que el cambio climático es uno de los desafíos más graves que enfrenta el planeta: “La COP21 (Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático) es un hito que busca frenar los efectos nocivos de la actuación humana y, para lograr el objetivo de reducir el aumento de la temperatura global a dos grados centígrados, hace falta aplicar políticas transversales y no concentrarse en frases trasnochadas”.

La alusión la hizo por la supuesta insistencia que habría hecho la delegación nacional en el foro de París, en vender la idea del “Socialismo del Siglo XXI” como solución al fenómeno del calentamiento global no homogéneo que experimenta la Tierra.

El profesor en Ingeniería Sanitaria y Desarrollo Ambiental, Juan Carlos Sánchez, –ganador del Premio Nobel de la Paz 2007 (junto con Al Gore, ex vicepresidente estadounidense, y el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU)– aterrizó el tema en Venezuela al mencionar algunos de los eventos naturales que causaron desequilibrios ambientales en el país años recientes.

“En el año 1999 la tragedia de Vargas dejó 25.000 fallecidos y 20.000 viviendas destruidas. En 2002 las inundaciones de Guasdualito causaron 4 muertos y 7.000 viviendas afectadas. En 2005 ocurrió una vaguada en Santa Cruz de Mora (Mérida) y hubo 120.000 damnificados por causa de las lluvias del año 2010”, dijo Sánchez.

El especialista insistió en la necesidad de incrementar en el ámbito mundial la eficiencia energética, eliminar los subsidios a combustibles (548 millones de dólares por año), detener la deforestación y propiciar el incremento de bosques.

Lo que debe hacer Venezuela

El pacto sobre cambio climático, suscrito en París por 186 de las 195 naciones participantes, establece que los países fijen cada 5 años sus objetivos nacionales para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y el texto final tiene consecuencias jurídicas. Venezuela debería realizar lo siguiente:

-Designar una autoridad nacional en el área de cambio climático que cuente con recursos y personal calificado.

-Actualizar el inventario de gases de efecto invernadero. El actual data de 1999.

-Revisar la producción de gas metano en el campo petrolero de Punta de Mata (Monagas). Especialistas indican que este es el lugar del mundo que arroja mayor cantidad de gas a la atmósfera.

-Cumplir con la presentación, en el lapso acordado, de las Contribuciones Previstas Determinadas a Nivel Nacional (INDC)

-Divulgar un plan de mitigación de las consecuencias de la emisión de gases de efecto invernadero en el país. Explicar cómo se ejecutará, no solo decir que lo hará.

-Analizar la necesidad de cambiar a un modelo que no se encuentre solo en el petróleo. El acuerdo impulsa la transición energética a mediano plazo.

El dato

Diversas ONG ecologistas otorgaron el premio “Fósil del Día” a Arabia Saudita y a Venezuela por su oposición a las políticas de descarbonización de sus economías durante la conferencia del clima en París. Para la Climate Action Network los representantes de estas dos naciones quieren proteger las ganancias del petróleo sucio, sin importar el costo.

Fuente: El Nacional 19 de febrero de 2016