Una política ambiental para Venezuela

Es necesaria la elaboración de la declaración de política ambiental de Venezuela, para ordenar las acciones actuales en materia de gestión ambiental.

En Venezuela los problemas ambientales más importantes no son atendidos de manera adecuada, como se podrá notar en la disminución de calidad de vida de las comunidades y el aumento de denuncias de daños causados al ambiente. El deterioro en los procesos operativos, la falta de mantenimiento de los servicios públicos y la falta de una política de educación ciudadana han causado grandes impactos en el entorno, que lamentablemente no son resueltos de manera definitiva, persistiendo en el tiempo y acumulando entonces una deuda ambiental muy grande, llegando incluso a la irreversibilidad.

Teniendo Venezuela en su territorio una riqueza paisajística, climas variados, potencial turístico inmenso, es imperdonable que ni siquiera se evidencie la voluntad de reparar los daños ambientales causados por las empresas estatales, no se tome con seriedad el cambio climático ni la educación ambiental. Así la gestión ambiental se ha reducido en acciones aisladas tendentes a resolver un problema puntual, con resultados positivos como negativos y en la dotación de infraestructura mínima de agua potable, aguas servidas y desechos sólidos, etapas que debieron ser superadas.

Todos los esfuerzos se disipan cuando no existe una política ambiental nacional, que realmente abarque la realidad del país. Distintas opiniones incluyendo la mía aseveramos que no se ha construido una política ambiental como tal, si bien valen las iniciativas legislativas y constitucionales, no se considera que exista pues unos principios rectores en materia de gerencia ambiental que incluya conceptos básicos como lo es la protección, conservación, prevención pero sobre todo remediación del ambiente. Se debe acercar a la sociedad los preceptos constitucionales a través de resultados y planes efectivos que incluya lo social como factor determinante.

Es fundamental el debate acerca de la construcción de la política ambiental como una declaración de la dirección que se debe tomar en dicha materia, no es posible que todavía no estén claras, por ejemplo, las competencias a nivel de gobernaciones y municipios. Una propuesta es plantear la descentralización de la gestión de la biodiversidad en las regiones ya que puede ser más eficiente, así como el manejo de ciertas permisologías debe ser transferido a los municipios. Sin ánimos de buscar culpables es necesaria la revisión de la gestión en materia ambiental de la industria petrolera y básica, en incentivar la adquisición de tecnologías limpias, en el desarrollo urbano ambiental y en el empoderamiento de las estructuras estadales y municipales para el saneamiento y prevención ambiental.

La dinámica de los gobiernos impide que se establezcan las bases políticas y estratégicas para luego planificar y ejecutar los planes y proyectos, lamentablemente la urgencia sustituye lo importante en muchos casos, es realmente nadar contra corriente asumir la importancia que tiene establecer principios antes de la ejecución de una gestión, además nos hemos caracterizado por lo que se ha llamado "gerencia en crisis" en que lo fundamental es resolver los problemas cotidianos. Por eso considero fundamental que nos sentemos, discutamos y elaboremos propuestas para que Venezuela pueda gozar de una política ambiental amplia, moderna, adecuada y para todos.

DAVID ARÓN LÓPEZ |  EL UNIVERSAL
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@DavidAronLopez