Basuras y escombros no deben ser instrumentos de protestas | Hernan Papaterra

Se violan derechos humanos, degradan el ambiente y ponen en riesgo la salud 

Se perjudica a personas exponiéndolas a enfermedades y caídas

Las abundantes cantidades de basura y escombros en calles y avenidas –no recogidas a tiempo por las autoridades del aseo e higiene urbana- no deben ser utilizadas como barreras de protesta social o política. Ya de por sí las vías públicas –por caso en Caracas- están suficientemente deterioradas por pavimentos fracturados, huecos, alcantarillas rotas y tanquillas de agua, telefonía y electricidad sin tapas, lo que implica riesgos a transeúntes y vehículos.

La advertencia la hace el planificador ambiental y social, Hernán Papaterra, quien llama la atención a manifestantes contra la convocatoria de asamblea constituyente comunal y a las autoridades ambientales, sanitarias y municipales.

La basura dispersa en vías públicas es foco de infecciones por agentes biológicos patógenos –virus, gérmenes, bacterias y vectores-, los cuales se multiplican en cantidad y peligrosidad en contacto con las aguas de lluvia estancadas.

Bajo ninguna circunstancia debe ser quemada la basura ni regados los desperdicios e inmundicias en las puertas de conjuntos y casas residenciales, los comercios y puntos de ventas ambulantes de alimentos. Tampoco deben ser mezclados con escombros porque luego se complicará su barrido y recolección por los trabajadores del aseo urbano.

Los promontorios de basura y las estanquillas llenas de aguas negras –alerta Papaterra- multiplican su peligrosidad y toxicidad al acumular los residuos y desechos de gases y bombas lacrimógenas, indiscriminadamente lanzadas por las fuerzas policiales y militares para disolver, disuadir y reprimir las protestas ciudadanas. A los agentes biológicos se suman los elementos tóxicos y venenosos que perduran por largo tiempo en las vías públicas, generando daños aún después de haberse dispersado las manifestaciones.

El gobierno y los ministerios de Defensa, Ambiente y de la Salud, -insiste el ambientalista y experto en saneamiento- - obvian atender a los ciudadanos que resultan lesionados por los efectos de los gases lacrimógenos y golpeados por las bombas y otros artificios de dispersión de manifestaciones; pero las autoridades municipales no están cumpliendo sus deberes de recolección oportuna de residuos y desechos sólidos, los cuales no deben quedan a disposición de personas con hambre, perros y roedores, ni manifestantes.

Fotos: De Hernán Papaterra, calles y avenidas de El Paraíso, Caracas, sector Las Fuentes. viernes, 21-07-2017