5 claves del Acuerdo Climático de París

Por Diego Marcano Arciniegas para Prodavinci

 

¿Qué propone el Acuerdo de París?

1. El acuerdo de París no obliga legalmente a los países a hacer recortes de emisión de gases de efecto invernadero.El Protocolo de Kyoto de 1997 pretendía obligar a los países a recortar sus emisiones, pero no funcionó. No resultó viable que los países fueran forzados a reducir el consumo de combustibles fósiles cuando no estaban dispuestos a hacerlo o no tenían los recursos necesarios. El Acuerdo de París propone que cada Estado presente su propio plan para disminuir las emisiones y obtener fuentes alternativas de energía.

Si un país no logra reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, no recibirá ninguna penalización, ni se podrá castigar el incumplimiento del acuerdo. Este aspecto ha sido ampliamente criticado por quienes consideran que sin sanciones el tratado es “ingenuo”. Sin embargo, la principal razón por la que no es vinculante es para evitar la necesidad de que sea ratificado por los congresos nacionales de cada nación, como sucedió con el Protocolo de Kyoto que, por ejemplo, nunca fue ratificado por el Congreso de Estados Unidos.

 

2. Un aumento menor a 2°C es la meta de temperatura global.Desde el inicio de la era industrial hasta hoy,el planeta se ha calentado alrededor de 1°C. Si bien el objetivo del acuerdo es mantener el calentamiento total por debajo de los 2°C en relación a la temperatura de la era preindustrial, los países prometieron esforzarse en lograr un aumento menor a 1.5°C. Inicialmente se trata de una meta ideal que sólo podrá lograrse al aplicar políticas públicas internas.

 

3. Se presentarán nuevas propuestas cada 5 años.Debido a que los planes actuales no pueden asegurar que mantendrán el calentamiento por debajo de los 2°C, los países podrán corregir sus propuestas y agudizar las exigencias para presionar a otras naciones a que tomen medidas más fuertes y efectivas.

 

4. Se adoptará una política de transparencia.Se implementarán medidas de monitoreo para poder reportar el avance de los planes climáticos de cada país. China se ha opuesto a este punto argumentando que las inspecciones intrusivas atentan contra la soberanía. El método con el que funcionaría el sistema de monitoreo no ha sido determinado.

 

5. Se dispondrá de un fondo paralospaíses más pobres.Los países con menos recursos necesitarán ayuda para adoptar energías limpias y para adaptarse al impacto climático que podrá causar desastres naturales (inundaciones, tormentas, aumento del nivel de los mares, etc). Los países propusieron un fondo, no vinculante a nivel legal, de 100.000 millones de dólares, que podrá aumentar en el futuro.

 

Hay un gran nivel de escepticismo frente a los alcances reales del convenio. Para David Victor, profesor de la escuela de políticas públicas globales y leyes de la Universidad de California, el tratado se puede beneficiar de lateoría de la bicicleta, según la cual las negociaciones son sostenibles sólo si son ininterrumpidas —al igual una bicicleta se mantiene en movimiento hasta que se deje de pedalear—. Mientras se promueva la cooperación y haya un monitoreo, los responsables de las propuestas sentirán la presión para profundizar en las medidas hasta obtener resultados concretos.

 

Vencer el reto que plantea el cambio climático es una tarea de proporciones descomunales que deberá ser realizada por varias generaciones. El tratado de París no es un punto de llegada, por el contrario es el primer paso en un arduo y largo camino.

Para leer el artículo completo haz clic aquí