Expectativas ante la nueva AN

Los venezolanos estamos en un ambiente de gran expectación ante la nueva Asamblea Nacional. En materia ambiental, nuestro país vive un rezago en las políticas públicas que no ha hecho sino perjudicar nuestra calidad de vida, por lo que es necesario comenzar de inmediato. Sin embargo, ante este escenario de urgencias, ¿cuáles son los asuntos prioritarios? ¿Por dónde debemos comenzar?

Calidad y acceso al agua

La situación del agua en Venezuela es crítica: 40% de habitantes no tiene acceso al agua potable, según cifras del PNUD. En los últimos años, los cortes del servicio se han incrementado por la gestión ineficiente de las hidrológicas como Hidroven e Hidrocapital, y la calidad del agua deja mucho qué desear, en vista de los testimonios de los usuarios reportando la suciedad y el mal olor. Esto ha traído como consecuencia la proliferación de enfermedades como la malaria.  A este panorama debemos sumarle la fuerte sequía que ha provocado el fenómeno de El Niño, la cual ha causado estragos, no solo en nuestro país, sino también el resto de América Latina.

Gestión de residuos

En materia de gestión de residuos, estamos ante una emergencia sanitaria, pues los rellenos sanitarios están trabajando más allá de sus capacidades. El problema no solo se observa en los vertederos, sino también en la recolección, debido a la falta de repuestos para los camiones, y  en la disposición final de los residuos. Como ejemplo podemos tomar el relleno sanitario La Bonanza, el cual recibe la basura de toda Caracas y los Valles del Tuy, y que además le quedan tres años de vida útil. Cabe mencionar el conflicto entre las mafias que controlan el acceso de los camiones que transportan los residuos.

Funciones de la Asamblea

Además de la función legislativa, la Asamblea Nacional debe cumplir con dos funciones muy importantes, fundamentales para darle solución a esta crisis ambiental: la función contralora y la función política/debate.

La contraloría es crucial para hacer cumplir la ley, por ejemplo, podría poner fin a la mora constitucional de leyes que ya han sido aprobadas por el poder legislativo, mas no promulgadas por el Ejecutivo Nacional, como la Ley de la Calidad de las Aguas y del Aire, que pretende “regular la calidad del agua utilizada y el manejo de las servidas, así como la calidad del aire en cuanto a emisiones de gases”, según el informe de la Comisión Permanente de Ambiente, presentado en el año 2014.

La función política/debate la convierte en vocera de la población ciudadana ante el Gobierno, tomando sus denuncias y requerimientos para presentarlas ante el Poder Ejecutivo.

Desde ASOPRODEM queremos exigir y apoyar el cumplimiento de las leyes ambientales, para ello presentamos nuestra propuesta de mandatos para una política social y ambientalmente responsable a la Asamblea Nacional. Para finalizar, queda de parte nuestra como ciudadanos exigir el derecho a un ambiente sano y  cumplir con la corresponsabilidad que nos compete.

¡Feliz 2016!