Histórico acuerdo por el cambio climático

 

La COP21 pasó a la historia luego de dos semanas de intensos períodos de negociación en los que a simple vista no parecía que se llegaría a un acuerdo. Aún cuando no podemos cantar victoria, pues los esfuerzos presentados aún no son suficientes para alcanzar el objetivo de lograr que la temperatura global aumente menos de 2°C para fin de siglo, la firma del Acuerdo de París abre un camino a la acción por el cambio climático.

¿Qué se acordó?

Mitigación: Todos los países firmantes del acuerdo deberán limitar sus emisiones de gases de efecto invernadero, para alcanzar un equilibrio, un promedio mundial de emisiones para 2050. En este caso, solo 186 de los 195 países firmantes han presentado sus planes de reducción de emisiones, entre los cuales podemos mencionar a Venezuela, que había comunicado que no presentaría su plan hasta no conocer los resultados de la cumbre.

Vinculación: Laurent Fabius, presidente de la COP21, recalcó que el acuerdo será vinculante, sin embargo, todas las acciones y estrategias quedan a merced de cada nación. Lo único que no será legalmente vinculante son las metas de reducción de emisiones de cada país.

Financiación: se fijó una meta de movilizar 100 mil millones de dólares anuales hasta 2025, con el fin de crear un fondo para la adaptación de los países con menos recursos a los efectos del cambio climático. Los países desarrollados serán los responsables de la movilización del fondo, aunque otras naciones podrán colaborar de forma voluntaria.

¿Cuál es la meta de Venezuela?

El índice de emisiones nacionales es de 0,48%, según se menciona en el documento presentado por Venezuela, sobre lo cual se afirma que “no es un país con responsabilidades históricas en Cambio Climático” y que su actividad petrolera lo hace “particularmente sensible a los efectos del cambio climático  y a sus efectos secundarios”. De hecho, PDVSA se ubica entre las 90 empresas a nivel mundial responsables de 60% del calentamiento global.

Venezuela estima una reducción del 20% de sus emisiones para 2030, dentro de un Plan Nacional de Mitigación; igualmente mencionan un Plan Nacional de Adaptación, cuyo objetivo es “preparar al país para los escenarios e impactos climáticos que se producirán debido a la irresponsabilidad de los países industrializados, contaminadores del mundo”.

En el mismo documento se advierte que lograr el objetivo de reducir las emisiones al 20%, “dependerá del compromiso de los países desarrollados en cuanto a provisión de financiamiento, transferencia de tecnología y formación de capacidades”.

Queda de nuestra parte como sociedad civil, incentivar, tanto al Gobierno como a la ciudadanía, el cumplimiento de las metas establecidas, mediante la elaboración de propuestas de acción entre las comunidades y campañas de concienciación para dejar de contribuir al cambio climático.

¿Qué mejor regalo de Navidad para el planeta que nuestro compromiso y cuidado del único hogar que tenemos?

Fuente: El País