EDITORIAL | ASOPRODEM exige dar pronta solución a daños ambientales causados por derrame petrolero

Contaminación por derrame en la Costa de Paria. Foto: @Jacobo_Vidarte

El pasado 23 de abril autoridades de Trinidad reportaron un derrame de al menos 300 barriles de fuel oil residual pertenecientes a la estatal petrolera Petrotrin que han afectado parte de las costas venezolanas, especialmente en Nueva Esparta, Sucre y Los Roques.

Aun cuando PDVSA activó el Plan de Contingencia contra Derrames de Hidrocarburos, para la organización ambiental Provita, el operativo no fue suficiente para ponerle freno a la llegada del derrame a territorio venezolano. Según manifestaran en su comunicado emitido el 15 de mayo, aún no se ha logrado controlar la situación en las zonas afectadas, afectando su biodiversidad y comunidades.

Sobre este punto, la periodista Valentina Quintero denunció en su cuenta de Instagram que la comunidad de Paria “no puede pescar, no puede nadar, las tortugas se están muriendo y los peces también”. 

Costa de Paria afectada por derrame de fuel oil. Foto: @valendeviaje

 

 

Por su parte, la diputada a la Asamblea Nacional por el estado Sucre, Milagros Paz, alertó sobre los daños a la fauna de la zona por el “devastador” derrame en las costas de Paria y que autoridades regionales y funcionarios de PDVSA estarían ocultando información. Anunció que llevaría la denuncia a la Comisión Permanente de Ambiente para realizar las investigaciones pertinentes.

Twitter: @milagrospazf

Daños ambientales

La organización ambiental VITALIS, junto a 60 asociaciones que forman parte de la sociedad civil, emitió un comunicado (el cual suscribimos) en el que advierten sobre los potenciales efectos de un derrame petrolero sobre el ambiente, entre ellos:

  • Afectación y muerte del ecosistema marino costero. Posible efecto dominó en la cadena alimenticia global por las fuentes de alimento arruinadas por el petróleo.
  • Reducción del oxígeno disuelto, CO2 y de la temperatura.
  • Pérdida de la biodiversidad, considerando que las costas orientales del país tienen alta producción pesquera y se verían afectados los recursos pesqueros y alimentarios de los cuales dependen miles de personas en nuestro país.

El Dr. Juan Carlos Sánchez, co-ganador del Premio Nobel de la Paz 2007, recomienda no consumir pescado por precaución por al menos cuatro meses, puesto que –según indica en su análisis–  el fuel oil residual o bunker tipo C, “es cinco veces más tóxico que el petróleo por su contenido de Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos". 

Por otra parte, Sánchez indica que el Estado venezolano debe tener una postura firme ante su reclamo a Trinidad y sentar un precedente para exigir acciones preventivas, pues dice que, según la prensa trinitaria, “existen otros tanques antiguos en condiciones de inseguridad, lo cual supone que la posibilidad de que ocurra un nuevo derrame es alta”.

Desde ASOPRODEM hacemos un llamado a las autoridades pertinentes a atender el caso con la prioridad que exige la situación, a mantener informado al país sobre el avance de las gestiones llevadas a cabo y a permitir la articulación de acciones conjuntas con organizaciones y expertos que agilicen el proceso de recuperación de nuestro territorio nacional.