Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

 

El Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono se celebra anualmente el 16 de septiembre para sensibilizar a la opinión pública acerca de los efectos de su deterioro. La fecha fue instituida por las Naciones Unidas en 1995, gracias a la iniciativa del ambientalista venezolano Erick Quiroga.

La destrucción progresiva de la capa de ozono se ocasiona por el uso de los clorofluorocarbonos (CFC), sustancias químicas presentes en artículos de limpieza, refrigeración y aerosoles como desodorantes y lacas, teniendo como consecuencia el adelgazamiento de la Capa de Ozono, lo cual aumenta el alcance de los rayos ultravioleta del Sol en la superficie terrestre, provocando:

•Cáncer de piel por la exposición prolongada a estos rayos.

•Afectaciones al sistema inmunológico y lesiones oculares, como la ceguera, en casos extremos.

•Destrucción el fitoplancton, esencial en la cadena alimenticia de las especies marinas.

•Aumento de las temperaturas, provocando el deshielo de los glaciares y por lo tanto, el aumento del nivel del mar y del cambio climático.

Esfuerzos logrados

La firma del Protocolo de Montreal en 1987 estableció la sustitución de los CFC por otros compuestos de igual eficacia pero inocuos para la atmósfera. Dicho acuerdo ha sido de vital importancia: a mediados de 2016 se conoció que la capa de ozono había reducido en 4 millones de kilómetros cuadrados desde su máximo en el año 2000 –25 millones de kilómetros cuadrados–.

 Susan Solomon, la geóloga del MIT que dirige el proyecto, dice al respecto “Ahora podemos confiar en que las cosas que hemos hecho han puesto al planeta en el camino de la curación”. “Eso dice bastante de nosotros, ¿no? ¿No somos asombrosos los humanos, que creamos una situación tras la que decidimos colectivamente, como mundo, que íbamos a eliminar esas moléculas? Las eliminamos, y ahora estamos viendo que el planeta responde”.

¿Tendrá el Acuerdo de París el mismo efecto que el Protocolo de Montreal?

El Protocolo de Montreal es quizás hasta ahora la medida más eficaz para combatir el cambio climático, pues sus resultados han sido demostrados. Esto se debe al compromiso que hubo entre políticos, industrias e instituciones.

Desde ASOPRODEM queremos exigir a la industria a comprometerse más con el medio ambiente, más allá de los beneficios económicos que puedan resultar. El Pacto de Montreal se ha traducido en grandes resultados para el Planeta, deseamos que el Acuerdo de París tenga la misma repercusión en las generaciones futuras.

Fuentes consultadas: El País,Vitalis, Ambientum