administrador

administrador

Foto: Alba Marina Gutiérrez

El pasado 24 de noviembre Grupo Orinoco dictó el foro “Hacia una nueva institucionalidad ambiental”, en el que los ponentes presentaron la crítica situación institucional y una propuesta al país que permitirá abordar la reconstrucción del sector ambiental.

Dada la importancia del tema tratado, Asoprodem dedica este editorial para resaltar los planteamientos realizados.

En palabras del destacado Dr. Arnoldo José Gabaldón, dicha propuesta “Es un proyecto de reconstrucción ambiental en un contexto en el que prácticamente hay que recuperar toda la institucionalidad del país”, pues actualmente el área ambiental presenta un importante atraso institucional, no hay información para dimensionar el problema y el modelo económico del país ya no es sostenible. 

De la vanguardia ambiental a desastre insostenible

Venezuela fue el primer país en tener un Ministerio del Ambiente en Latinoamérica –el primero en su clase–, en la década de los 70 ya se había creado esta institución además de haber establecido la Ley Orgánica del Ambiente.  

El Dr. Anibal Rosales realizó un paseo cronológico de la institucionalidad en Venezuela

Foto: Alba Marina Gutiérrez 

Fuimos el primer país de la región en erradicar la malaria, gracias al Dr. Arnoldo Gabaldón (Padre), quien estuvo a cargo de la Dirección Especial de Malariología del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, en 1936; hoy tenemos nuevamente una epidemia de malaria que azota todas las regiones del país.

En contraste, durante los últimos diez años hemos pasado de no tener ministerio a tener varios ministerios que incluían al ambiente dentro de sus áreas de atención, sin ser prioridad.

Nos encontramos ante una crisis institucional que sigue alimentándose por la crisis generalizada que vive el país. Según un estudio realizado por la Red de Ciudadanía Ambiental, en conjunción con el Grupo Orinoco, la población venezolana considera necesaria la implementación de una nueva institucionalidad y lo vincula con una mejora de la calidad de vida. 98% de la población califica como mala la institucionalidad ambiental actual del país.  

Tal cifra hace apremiante la implementación de una nueva propuesta para recuperar el medio ambiente en Venezuela, además de otros problemas entre los que podemos resaltar: 

  • Predomina la gestión ambiental centralizada. De 335 municipios, no más de 10 tienen capacidad de gestión ambiental.
  • Se incumple la legislación ambiental ante la indiferencia de la ciudadanía.
  • Participación ciudadana escasa o nula en la gestión ambiental. La educación ambiental es deficiente y la consulta pública es inexistente.
  • Sector privado sin capacidad de invertir en programas de gestión ambiental.

Incidencia de la economía en lo ambiental 

El economista Ramón Key advirtió que debido a la actual crisis económica, la agenda ambiental podría quedar supeditada para resolver la economía, lo cual generaría desatención sobre el tema ambiental, que a su vez conllevaría el colapso total de los servicios de agua y recolección de residuos sólidos, por mencionar algunos.

Foto: Alba Marina Gutiérrez

Key hizo énfasis en cambiar el modelo económico social, pues de lo contrario “será imposible revertir el deterioro institucional del ambiente”. 

Hacia una nueva institucionalidad ambiental 

La propuesta que realiza el Grupo Orinoco busca llenar precisamente los vacíos que se han creado en los últimos años, pensando a largo plazo. Entre las líneas maestras del plan podemos destacar:

  • La creación de un Consejo Nacional Ambiental que esté integrado por entidades –que no sean controladas por el sector público– como la academia, y que actúe como monitor de la gestión ambiental y promueva la educación ambiental.
  • Mayor descentralización y desconcentración de poder. La gestión ambiental debe ser completamente local.
  • Incrementar la participación ciudadana.
  • Recolectar información básica y apoyar la investigación ambiental y tecnológica.

No cabe duda de que es apremiante reestructurar la institucionalidad ambiental, pues así se cumplirán los derechos y deberes ambientales. Es sumamente importante impulsar la participación ciudadana en la gestión ambiental, así como la implicación del sector privado en proyectos ambientales que beneficien a la comunidad.

Asoprodem suscribe esta propuesta y continuará trabajando por un país de todos y para todos.

Los invitamos a visitar la página de Grupo Orinoco donde podrán obtener información completa acerca de la propuesta.

La investigación periodística ha sido parte importante para dar a conocer las implicaciones del Arco Minero del Orinoco, tema central de la XVII edición del Foro Guayana Sustentable que realiza la Universidad Católica Andrés Bello de la región.

Una de las ponencias estuvo a cargo de los periodistas Edgar López y Julett Pineda, autores del trabajo Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro.

“El pranato minero es lo más visible del Arco Minero del Orinoco. Cuando vas a los pueblos mineros, lo que se encuentra es esta mafia que controla el negocio del oro”, apuntó López.

Los militares están en la periferia de las zonas mineras, no entran a las minas.

A diferencia de lo que ha prometido el Gobierno, afirma que no hay garantía de minería ecológica, pues los mineros aseguran que siguen usando mercurio como siempre lo han hecho. Incluso, la desinformación es tal que en El Callao ni siquiera tienen conocimiento de que existe un decreto de prohibición del mercurio.

Esto ha incidido en la tasa de mortalidad, que de acuerdo con su investigación, para 2013, los registros más altos se ubicaban en los municipios Roscio con 69.2 muertes por cada 100 mil habitantes, y Sifontes con 58.4 muertes por cada 100 mil habitantes por esta causa.

Las empresas fantasma de Gold Reserve 

La periodista Julett Pineda hizo referencia a las 150 empresas con las que se firmarían los convenios para la exploración y explotación del Arco Minero del Orinoco, pero esa cifra no coincide con anuncios posteriores y la investigación en torno del caso.

En agosto de 2016 fueron anunciadas 13 compañías de las 150: cinco venezolanas y ocho extranjeras. Entre ellas la Gold Reserve,transnacional que aumentó su patrimonio en 114%.

“En diciembre de 2015 había declarado un patrimonio negativo de 19.855.927 dólares y 12 meses después reportó un patrimonio positivo de 2.814.378 dólares”, cita su trabajo.

Con la creación de la empresa mixta Siembra Minera, alianza de la Gold Reserve se alió con el Estado venezolano, regresa con dos empresas de maletín creadas en Barbados, GR Mining y GR Engineering, no hay ni una oficina de estas compañías, pero se llevan la mayor parte del Arco Minero.

Haz clic aquí para seguir leyendo la nota.

En Venezuela se hace poco en materia de cambio climático. La aseveración, sustentada en los serios desequilibrios ecológicos que presenta el país actualmente y cuyas graves consecuencias para la sostenibilidad de la vida en el planeta se verán en los próximos 30 años, fue parte de las conclusiones de las VI Jornadas Ambientales que se realizaron en la Universidad Católica Andrés Bello.

“Venezuela tiene que actuar ya contra el cambio climático”. Con esta advertencia contextualizó la situación en la materia Alicia Villamizar, profesora del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad Simón Bolívar, quien fue una de las principales ponentes de la actividad.

Según la investigadora, para el año 2060 en Venezuela se reducirá la cantidad anual de lluvias hasta en un 35%, el nivel del mar se incrementará por lo menos en un metro y la cobertura de nieve de la cordillera de Los Andes sufrirá una disminución, todo esto como consecuencia del aumento de la temperatura en la atmósfera, lo que impactará irreversiblemente a la población.

“Las proyecciones indican que para la zona costera del país, donde vive la mayor parte de la población, se afectarán en más de 50% la infraestructura, la vialidad, la disponibilidad de la tierra cultivable, la biodiversidad, etc. Nada más en Chichiriviche, estado Falcón, hemos contabilizado la pérdida de unos 30 kilómetros cuadrados de costa”, indicó la especialista y coganadora del Premio Nobel de la Paz 2007.

Publicado en El Nacional el 18/11/2017

Viernes, 10 Noviembre 2017 12:53

El ambiente, ¿una frivolidad? Alejandro Luy

I

Ante la palabra “ambiente” cuál es la imagen que le viene a la cabeza.  No tiene que responderme pero estoy convencido de que las conexiones sinápticas de la mayoría de los venezolanos los llevan a pensar en florecitas y pajaritos.  En otras palabras, ambiente puede tener el significado más naif, comeflor y frívolo.

Aunque la anterior percepción no es extraña para quienes hemos trabajado el tema, en la realidad actual venezolana, esta imagen se exacerba cuando los “problemas reales” de los ciudadanos son hambre y enfermedades, como resultado de erradas o ausentes políticas sociales y económicas que dificultan el acceso a alimentos (por escasez o por carestía) en variedad y cantidad necesaria, y por falta de medicinas o por deficiencias en los servicios de salud.  Venezuela vive lo que los especialistas han denominado una crisis humanitaria compleja.

Entonces preocuparse por el cerro El Ávila, el Salto Ángel, los parques y jardines de nuestras ciudades, las playas de Mochima, Morrocoy o Margarita, el caimán del Orinoco o el cardenalito, o fomentar el reciclaje es solo para bohemios – en el sentido de que se apartan de la realidad -, para gente indolente que valora más un frailejón que la vida humana.

II

La carencia de agua, el “elemento vital”, necesaria para la higiene, la preparación de alimentos y el consumo, es un tema ambiental que ha terminado agrupando en la preocupación – gracias a la deficiencia de la gestión del recursos hídrico – a comunidades de todo el país: ParaguanaMérida,Catia La Mar, en el estado Vargas o en Caracas, capital de la república y en plena temporada de lluvia, donde hay sectores que pasan más de 21 días sin que llegue agua a través de tuberías.

Capítulo aparte es la calidad del agua que estamos consumiendo.  Aunque no hay datos oficiales, estadísticas fiables sobre la calidad del agua, para los habitantes de Valencia, capital del estado Carabobo y zonas aledañas, la vista y el olfato es suficiente para entender que el agua que consumen no es la misma que la de hace muchos años atrás, y difícilmente la pueden considerar potable.

La extracción de oro es la principal actividad minera ilegal presente al sur del Orinoco, y esta incluye el uso de mercurio para aumentar la eficiencia de la “captura” del mineral.   Es por ello que se han detectado concentraciones importantes del tóxico en la atmósfera, cuerpos de agua, sedimentos, suelos, vegetación y animales acuáticos y por ello un porcentaje significativo de la población en las zonas mineras o comunidades indígenas ubicadas aguas abajo se encuentra afectado por la contaminación por mercurio.

Pero junto a la contaminación por mercurio, la minería está estrechamente ligada a la deforestación y al mismo tiempo a la proliferación de la malaria, enfermedad cuyo control fue descuidado y que hoy no está focalizada en el estado Bolívar sino que se dispersa por buena parte de Venezuela incluyendo Sucre, Zulia, Monagas, Delta Amacuro, Amazonas, Anzoátegui y el estado Miranda, a “pata de mingo” de la capital de la república.

¿Acaso hay algún municipio de Venezuela que pueda mostrar un impecable servicio de gestión de residuos sólidos que incluya aspectos de reciclaje, recolección y adecuada disposición sin contaminar suelos y aguas?  Habrá uno mejor que otro, pero en todo el territorio una buena parte de la basura ni siquiera es recogida, y la gente convive entre moscas y ratas.  No hay en Venezuela un Plan Nacional de Gestión Integral de la basura, instrucción explícitamente establecida en la ley del área aprobada en 2010 y cuya elaboración es responsabilidad es del Ministerio de Ecosocialismo y Aguas.

En todos esos problemas, y muchos otros, el denominador común es la palabra ambiente.  Así, la garantía de una mejor calidad de vida pasa por la variable ambiental.  No es casual que varios de los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable planteados por la Organización de las Naciones Unidas y adoptados por Venezuela para el combate de la pobreza y decenas de sus objetivos son ambientales.

Lee el artículo completo aquí.

Lunes, 16 Octubre 2017 15:43

Un día para sembrar conciencia

Más de 1.200 trabajadores voluntarios y sus familiares, provenientes de 143 plantas, agencias y sucursales de los tres negocios de Empresas Polar, paraticiparon con éxito en la recolección, cuantificación y clasificación de desechos sólidos, como parte de la jornada del Día Mundial de las Playas. En la actividad se recolectaron 11.795 kilogramos de desechos.

Por noveno año consecutivo, Empresas Polar participa a través de su voluntariado en esta actividad, en alianza con la Fundación para la Defensa de la Naturaleza (Fudena) y otras organizaciones nacionales y locales. Los voluntarios se desplegaron en nueve estados: Anzoátegui, Sucre, Mérida, Portuguesa, Táchira, Trujillo, Vargas, Lara y Zulia. Los equipos organizadores lo conformán más de 200 trabajadores de Empresas Polar.

Fuente: El Universal, publicado el 15 de octubre de 2017

La red de organizaciones por un mundo libre de mercurio, IPEN, realizó un estudio en el que se determinó que las mujeres en las Islas del Pacífico y en comunidades cercanas a sitios de minería de oro en Indonesia, Kenia y Myanmar, presentan un nivel promedio de mercurio muy por encima de los niveles saludables aconsejados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EUA.

Los resultados de la investigación, titulada Mercurio en Mujeres en edad reproductiva en 25 paísesarrojaron que se encontraron altos niveles de mercurio en el cabello de mujeres en edad fértil y las consecuencias para las generaciones futuras.

El análisis de muestras de cabello de 1044 mujeres en edad reproductiva en 37 lugares, de 25 países, de 6 continentes, reveló que el 42% de las mujeres muestreadas tenían niveles de mercurio arriba del nivel límite de 1 ppm establecido por  la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), por encima del cual los daños cerebrales, puede ocurrir.

 Además, el 53% de la muestra global superó el nivel de 0,58 ppm de mercurio, un nivel ahora asociado con  daño neurológico del feto. Las exposiciones fueron más altas y más generalizadas en las comunidades cercanas a la minería de oro con mercurio, en las islas del Pacífico y en comunidades cercanas a la contaminación industrial.

"Estamos viendo una crisis de salud pública de mercurio que se está desarrollando", dijo Lee Bell, autor del estudio y asesor de políticas de mercurio de  IPEN. "Si realmente estamos comprometidos a poner fin al envenenamiento por mercurio, entonces debemos tomar medidas para detener las fuentes  que liberan mercurio en el ambiente. Esto significa reemplazar las carboeléctricas, que son responsables de la contaminación por mercurio de los océanos, los peces y las personas que dependen del pescado, con alternativas limpias para la generación de energía”.

En Venezuela

En 2011, la Red ARA realizó un diagnóstico de la situación ambiental de Venezuela que permitió identificar los problemas derivados de la contaminación ambiental que generan un impacto nocivo sobre la calidad de vida de los ciudadanos.

Entre esos problemas se encuentra la contaminación por mercurio asociada a la pequeña minería del oro en la Guayana venezolana, que ha afectado tanto a sus habitantes como a su ecosistema.

Del documento resalta como dato valioso el hecho de que durante más de 30 años se ha reconocido a la contaminación por mercurio en Guayana como un problema de salud pública, sin embargo el Estado no ha generado soluciones eficientes.

Según datos de la Red ARA, para el 2013, 90% de personas en El Callao está contaminada con mercurio y 36% de mujeres presenta altos niveles de contaminación en el Alto Caura.

En el foro “Diálogos sobre Sustentabilidad Ambiental en Venezuela: Acciones para la mitigación de los efectos de la contaminación mercurial en la Guayana Venezolana”, realizado en 2013, el médico cirujano, Salvador Penna, alertó que las mujeres y niñas de la región sobrepasan la cantidad de mercurio en el cuerpo permitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo cual tiene como consecuencia problemas neurológicos en recién nacidos, afectación del lenguaje, del procesamiento de información y de la integración motora-visual.

Sobre IPEN        

IPEN es una red de organizaciones no gubernamentales trabajando en más de 100 países para reducir y eliminar el daño causado a la salud humana y al medio ambiente por químicos tóxicos.

Es pésimo el desempeño ambiental de la Alcaldía del Municipio Libertador y demás autoridades nacionales con competencia en materia de ambiente, salubridad, saneamiento y manejo de riesgo de desastres en toda la ciudad de Caracas y sus comunidades circunvecinas del área metropolitana.

Resulta particularmente notorio la merma del servicio de barrido y recolección de la basura, la cual permanece por días en aceras, plazas calles y avenidas, con el consiguiente riesgo de enfermedades, accidentes y degradación de infraestructura y contaminación de agua, suelos y aire de la ciudad.

La advertencia y evaluación la hace el planificador ambiental, Hernán Papaterra, especialista en gestión y manejo de residuos y desechos sólidos, promotor del reciclaje industrial, quien señala que la proliferación de botaderos de basura a cielo abierto, a todas luces ilegales, obstruyen cunetas, alcantarillas, obstaculizan las quebradas, los ríos donde desembocan y las playas como las de Barlovento que son receptoras de las aguas de los ríos Guaire y Tuy.

Llama la atención el ambientalista sobre el creciente número de familias –madres asistidas por sus menores hijos- hurgando y comiendo de los botaderos de basura en todos los municipios de Caracas, particularmente en la capital. Son personas en situación de desastre –dice Papaterra- pues se exponen a perder la vida por infecciones graves y que también ponen en riesgo de epidemia al resto de la población por su contacto frecuente e intenso con alimañas (ratas, perros y gatos) y gérmenes, virus, bacterias y otros agentes patógenos.

A la diseminación de los bioagentes de la basura se agregan las poluciones del parque automotor de la ciudad, cuyas emisiones de partículas, humos y gases no son controladas por las autoridades ambientales, sanitarias, de tránsito ni municipales, asegura Papaterra. La polución del aire se incrementa por el franco deterioro de los vehículos y la pésima calidad de los combustibles que ya al parecer no son de 91 ni de 95 octanos. Lo que se hace notorio por el olor nauseabundo de la gasolina que se expende en la ciudad.

El acceso al agua potable y un adecuado saneamiento constituyen servicios fundamentales para resguardar la salud y calidad de vida de las personas, los cuales no se están cumpliendo satisfactoriamente en la ciudad, sostiene el ambientalista

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, enfermedades con alta mortalidad y morbilidad, como anemia, arsenicosis, ascariasis, dengue, diarrea, tifoidea, cólera, esquistosomiasis, entre otras, son posibles de ser causadas debido a la ausencia o insuficiencia de agua potable o de saneamiento.

En parroquias como El Paraíso, La Vega y San Juan, en el municipio Libertador de Caracas, el agua llega con excesiva turbiedad, maloliente, con presencia de larvas y otros microorganismos, al tiempo que exageradamente clorada y fluorada, a lo que se agrega la constante interrupción de la prestación del servicio de agua potable en hogares, comercios e industrias de la ciudad.

La gran cantidad de basura acumulada durante semanas en la ciudad está trayendo, además de malos olores e insalubridad, una plaga de ratas y ratones, que comienzan ya a proliferar entre las bolsas de basura depositadas en el entorno de los contenedores. Ratas que atraen gatos, y unos y otros que multiplican las pulgas y garrapatas. Las enfermedades de las ratas que se transmiten por estos vectores son las de la peste tifus Murino, bubónica, leptospirosis, rabia, teniasis, cólera, salmonelosis y triquinosis, entre otras tantas.

Concluye el divulgador ambiental Hernán Papaterra alertando que enfermedades relacionadas con agua, saneamiento e higiene incrementan su incidencia, lo cual aunque no se divulgue como manda la Ley, complica las salas de emergencias en los centros de salud como clínicas, hospitales y ambulatorios de la ciudad de Caracas.

Puente Hierro, final avenida Páez, parroquia El Paraíso, Caracas

Avenida República, Urbanización Las Fuentes, parroquia El Paraíso, Caracas

Proximidades de avenida Páez, parroquia El Paraíso, Caracas

Unos 476 kilogramos de oro, equivalentes a 46 barras del metal, fueron entregados esta semana al Banco Central de Venezuela, informó el ministro de Desarrollo Minero Ecológico, Victor Cano.

Explicó que “no se alcanzaba una entrega de más cuatro toneladas de oro desde el año 2009. Ha sido un esfuerzo que hemos realizado entre el Ministerio de Desarrollo Ecológico y más de 25 mil pequeños mineros organizados”.

Dijo además el titular del despacho que “la principal razón de las entregas periódicas de oro es fortalecer la economía nacional para que el país cuente con recursos garantizados y aumentar las reservas internacionales”.

Agregó que “no es posible negar que, en el Arco Minero, se hace minería desde hace más de 80 años. Lo que estamos buscando es que se continúe con la actividad minera pero que sea amigable y responsable con el ambiente”, ratificó.

Para lograr que sea una minería sustentable informó el Ministro que en los últimos días se han realizado reuniones con científicos, ambientalistas y trabajadores para la preservación del ecosistema dentro del área y para brindar las mejores condiciones de trabajo a los mineros”.

El ministro Cano, anunció que a partir del mes de octubre se realizará por lo menos una entrega de oro mensual. Cabe señalar que entre las propuestas de ley presentadas por el presidente, Nicolás Maduro con el cual el Estado busca “fortalecer la explotación de minerales como fuente de ingreso esperando que se llegue a percibir por lo menos un tercio de las divisas que ingresas por petróleo”.

Las primeras entregas de oro fueron hechas el 18 de abril de 2017 momento en el cual se consignaron 238 kilogramos de oro; el 4 de mayo, 313 kilogramos; 18 de mayo, 453 kilogramos; 30 de junio, 250 kilogramos; 7 de julio, 577,5 kilogramos, y 524, 42 kilogramos el pasado 31 de agosto a lo que se suma este último cargamento de 476 kilogramos.

Fuente: El Universal, 30 de septiembre 2017

Lunes, 30 Noviembre 2015 13:34

Venezuela ante el cambio climático

El 30 de noviembre comienza la vigésimo primera Conferencia de las Partes (o COP21) en París, que es la cumbre a la que asisten los 195 países firmantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), un tratado internacional firmado 1992 en la que solo se reconocía la importancia del calentamiento global, sin proponer soluciones para contrarrestarlo.

Esta cumbre se desarrolla en un año crítico para el planeta, pues según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el 2015 ha sido el año más caluroso de la historia, en el que la temperatura mundial “alcanzará el importante umbral simbólico de 1°C por encima de los niveles preindustriales”.

Como antecedente a la Conferencia de las Partes tenemos el Protocolo de Kioto, un conjunto de metas de reducción de gases de efecto invernadero, firmadas en 1997 por 37 países únicamente, quedando por fuera las dos potencias que registran más emisiones: China y Estados Unidos. Aunque superó la meta de reducción de 5% diez años después de entrar en rigor, las emisiones incrementaron en 24% durante la primera década del milenio. Es por ello que el objetivo de la COP21 es definir un nuevo protocolo que sustituya al de Kioto, con la participación de todos los países firmantes del CMNUCC y el mundo empresarial.

¿Cuál es el papel de Venezuela?

Hasta hace pocos meses no era seguro si el Gobierno venezolano asistiría a la COP21. Mientras el resto de los países hermanos como Colombia y Ecuador han adoptado posiciones fijas con respecto a la sostenibilidad del medio ambiente, Venezuela se ha quedado de última en el camino por la preservación del medio ambiente.

Es sumamente importante que nuestro país incorpore políticas serias para contrarrestar los efectos del cambio climático, puesto que como potencia petrolera, nuestra principal actividad y sustento económico es la quema de combustibles fósiles, la cual genera alrededor de 20 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. Además, la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), está entre las 10 primeras empresas más contaminantes a nivel mundial. Igualmente, el paso de la minería ilegal por nuestro Amazonas amenaza al ecosistema y a las diversas tribus que allí habitan, generando una situación verdaderamente deplorable.

Hasta ahora no hemos visto propuestas concretas para la preservación del medio ambiente por parte del Estado, es por ello que como sociedad civil nos corresponde asumir este gran compromiso. Por dicha razón, Asoprodem redactó una serie de propuestas ambientales para la Asamblea Nacional que está por elegirse este 6 de diciembre.

¿Qué esperamos de la COP21? Que los líderes mundiales de la política y empresarios logren llegar a un acuerdo, vinculante en todos los países, porque ya no habrá más prórroga, nuestro planeta no aguanta más deterioro, el riesgo a desastres naturales será más inminente, así como a la proliferación de enfermedades y el aumento de la pobreza mundial.

Porque no tenemos dos tierras, debemos actuar ahora.

Viernes, 01 Enero 2016 09:29

Expectativas ante la nueva AN

Los venezolanos estamos en un ambiente de gran expectación ante la nueva Asamblea Nacional. En materia ambiental, nuestro país vive un rezago en las políticas públicas que no ha hecho sino perjudicar nuestra calidad de vida, por lo que es necesario comenzar de inmediato. Sin embargo, ante este escenario de urgencias, ¿cuáles son los asuntos prioritarios? ¿Por dónde debemos comenzar?

Calidad y acceso al agua

La situación del agua en Venezuela es crítica: 40% de habitantes no tiene acceso al agua potable, según cifras del PNUD. En los últimos años, los cortes del servicio se han incrementado por la gestión ineficiente de las hidrológicas como Hidroven e Hidrocapital, y la calidad del agua deja mucho qué desear, en vista de los testimonios de los usuarios reportando la suciedad y el mal olor. Esto ha traído como consecuencia la proliferación de enfermedades como la malaria.  A este panorama debemos sumarle la fuerte sequía que ha provocado el fenómeno de El Niño, la cual ha causado estragos, no solo en nuestro país, sino también el resto de América Latina.

Gestión de residuos

En materia de gestión de residuos, estamos ante una emergencia sanitaria, pues los rellenos sanitarios están trabajando más allá de sus capacidades. El problema no solo se observa en los vertederos, sino también en la recolección, debido a la falta de repuestos para los camiones, y  en la disposición final de los residuos. Como ejemplo podemos tomar el relleno sanitario La Bonanza, el cual recibe la basura de toda Caracas y los Valles del Tuy, y que además le quedan tres años de vida útil. Cabe mencionar el conflicto entre las mafias que controlan el acceso de los camiones que transportan los residuos.

Funciones de la Asamblea

Además de la función legislativa, la Asamblea Nacional debe cumplir con dos funciones muy importantes, fundamentales para darle solución a esta crisis ambiental: la función contralora y la función política/debate.

La contraloría es crucial para hacer cumplir la ley, por ejemplo, podría poner fin a la mora constitucional de leyes que ya han sido aprobadas por el poder legislativo, mas no promulgadas por el Ejecutivo Nacional, como la Ley de la Calidad de las Aguas y del Aire, que pretende “regular la calidad del agua utilizada y el manejo de las servidas, así como la calidad del aire en cuanto a emisiones de gases”, según el informe de la Comisión Permanente de Ambiente, presentado en el año 2014.

La función política/debate la convierte en vocera de la población ciudadana ante el Gobierno, tomando sus denuncias y requerimientos para presentarlas ante el Poder Ejecutivo.

Desde ASOPRODEM queremos exigir y apoyar el cumplimiento de las leyes ambientales, para ello presentamos nuestra propuesta de mandatos para una política social y ambientalmente responsable a la Asamblea Nacional. Para finalizar, queda de parte nuestra como ciudadanos exigir el derecho a un ambiente sano y  cumplir con la corresponsabilidad que nos compete.

¡Feliz 2016!

Página 1 de 161