Basurero roqueño

DENUNCIA

 

los_roquesNo hay quien saque la basura del archipiélago Los Roques.

En el emblemático parque nacional se acumulan y queman los desechos sin atender a las más elementales consideraciones ambientales. Por Oscar Medina

 

Para empezar, no se ponen de acuerdo en la cantidad exacta. Nelson Sira, Autoridad Única del Parque Nacional Archipiélago Los Roques, estima que en la zona se producen 2 toneladas diarias de desechos sólidos. Pero en el consejo comunal señalan que son 8 al día. Toneladas más, toneladas menos, la basura se recolecta pero sigue ahí: acumulada en el área de servicios del Gran Roque.

En la práctica sucede lo peor: los desechos se juntan en un vertedero a cielo abierto y posteriormente son quemados. En marzo el Consejo Comunal Los Roques presentó una denuncia a la Comisión de Ambiente de la Asamblea Nacional sobre éste y otros aspectos referidos a la situación y manejo del parque. Posteriormente, el propio Nelson Sira confirmó que ese es el procedimiento en una presentación que hizo ante los diputados, a manera de respuesta el pasado 11 de mayo. "Eso es casi todos los días", asegura un operador turístico de la zona que prefiere mantener su nombre en reserva.

Entre las opciones para el manejo de la basura se escogió la menos adecuada. Llamarlo "relleno sanitario" sería muy generoso con ese botadero en el que no hay diseño de ingeniería, ni capas de drenaje y mucho menos impermeabilización y tratamiento de aguas. Vertedero, en todo caso, es lo que le cuadra. Y no son pocos los problemas que acarrea.

María Eugenia Gil Beroes, presidenta de la organización ambientalista Fundación Aguaclara, explica: "Por la porosidad del suelo de Los Roques, los lixiviados -(en esencia, aguas residuales con carga contaminante)- van a pasar muy rápido. Esto es polvo de coral reunido y su nivel freático es muy alto, lo cual ayuda a potenciar la contaminación de los suelos y las aguas". Y enumera: "Yo estuve presente cuando en su derecho de palabra ante la Comisión de Ambiente la Autoridad Única de Los Roques contó que queman la basura. Cuando quemas basura generas un particulado -cenizas- que es contaminante y puede causar enfermedades a quienes lo respiran. Igualmente, la combustión de desechos sólidos genera dioxinas y furanos, que son agentes cancerígenos".

Las dioxinas y los furanos forman parte de lo que se conoce como Contaminantes Orgánico Persistentes, que son compuestos químicos tóxicos producidos por la acción del hombre, que no se degradan con el paso del tiempo, no son solubles en agua, se adhieren a los tejidos grasos y pasan a través de la cadena alimenticia. No hay manera de expulsarlos del organismo

. El Convenio de Estocolmo une a más de 170 países en la prevención y lucha contra los COP y Venezuela lo firmó en mayo de 2001 y lo ratificó el 3 de enero de 2005. Esto se traduce en algo muy concreto: Venezuela y sus instancias de gobierno están comprometidas en la labor de reducir al mínimo la emisión de los COP. Pero en Los Roques sucede lo contrario.

"Muchos de los artículos plásticos de uso común tienen cloro en su composición", ilustra Gil Beroes: "Y cuando se queman generan dioxinas y furanos. ¿Cómo vas a tener un vertedero con incineración de desechos sólidos y orgánicos en un Parque Nacional? Esa basura hay que sacarla de ahí".

Franklin Rojas-Suárez, presidente de la ONG Provita, estuvo de visita en Los Roques en junio y pudo constatar la situación: fallas en la separación y clasificación de los desechos, la inconveniencia de acumular desechos orgánicos y no orgánicos, los riesgos que para el ecosistema y los habitantes del lugar implican los gases tóxicos producidos en la combustión y los lixiviados contaminantes, y advirtió sobre el número preocupante de perros asilvestrados y ratas congregados en torno al vertedero de basura, además del riesgo potencial de incendio por la presencia de una enorme y constante fuga de combustible de la planta de energía localizada a poca distancia del basurero.

Para Rojas-Suárez hay que pensar en alternativas como producción de biogás -combustible- a partir de los desechos orgánicos, instalar compactadoras de basura para facilitar su traslado fuera del parque, exigir uso de platos ecológicos, tratar de convertir los desechos en fuente de trabajo procesándolos y dándoles valor añadido, establecer planes con estímulos para las posadas y empresas turísticas que los cumplan: "Los Roques podría ser un lugar piloto para la aplicación de opciones más ecológicas y productivas, de encarar el problema de los desechos sólidos y la generación de energía".

Primero, lo primero

Giorgio Serloni, del Consejo Comunal Los Roques, explica que el asunto de la basura es sólo una de las expresiones de una cuestión mayor: que aún persista el manejo de la zona a través de la figura de la Autoridad Única: "Eso funcionaba bien cuando se creó, en 1990. Pero hoy, acercándonos a los 2 mil habitantes y con el flujo de turistas, esta es una especie de microalcaldía. Aquí lo que tenemos es un problema social completo, no sólo es ambiental".

El Consejo Comunal, en el que hacen vida oficialistas y opositores, expuso el 16 de marzo ante los miembros de la Comisión de Ambiente de la Asamblea, sus argumentos y denuncias soportadas con evidencia fotográfica, entre las que destacan la existencia de una gran mancha de gasoil en la laguna vecina a la planta de electricidad -producida por fugas de combustible- y la habilitación de una fosa séptica improvisada e insuficiente para descargar las aguas servidas a tan solo unos 15 metros del cementerio local.

Esto, y la decisión previa de los diputados de revisar una por una la situación actual de los parques nacionales, comienza a despejar la vía para que se haga algo al respecto. O al menos eso parece.

"Esas denuncias y la intención anunciada del Ejecutivo de masificar el turismo en el lugar han prendido las alarmas sobre Los Roques, donde hay un enorme pasivo ambiental acumulado durante más de 20 años", señala Julio Montoya, presidente de la Comisión de Ambiente: "No se puede pensar en un cambio de uso, en la masificación del turismo en Los Roques si antes no se resuelven los problemas de producción de energía y el manejo de los desechos sólidos y de las aguas servidas".

En este contexto fue que Nelson Sira pidió un derecho de palabra para hacer una exposición sobre la situación del archipiélago.

El 11 de mayo, según se lee en la transcripción, Sira trazó un perfil de Los Roques en el que resalta la insuficiencia de fondos disponibles, la existencia de problemas heredados de gestiones anteriores, la inversión en dos generadores de energía hecha en 2010, algunas mejoras en la distribución de electricidad, cambios en el cobro de tasas, el crecimiento demográfico (contabilizaron 375 bienhechurías), la necesidad vital de almacenar gasoil para las plantas de electricidad y, muy brevemente, el caso de la basura y su quema como práctica corriente.

Sobre el manejo de los desechos habló en futuro: "Nosotros recogemos dos veces al día toda la generación de esos desechos y eso debe ir acompañado de un plan de manejo completo que contemple no solamente sacar lo que se ha hecho. Se ha intentado años atrás, me he documentado y esa experiencia se hizo, pero tiene que avanzar en un proceso que termine en un incinerador, hacer cambios". Y también dijo: "Hay un proyecto que contempla todo un saneamiento integral que está impulsando el viceministerio de Conservación y está en una etapa que debemos afrontar".

Otro tanto hizo al referirse al almacenamiento de gasoil: habló de un plan del año pasado para sustituir los dos vetustos tanques que cargan 80 mil litros de combustible y que está en proceso de "reimpulso".

Tanto por hacer

Los diputados, por su parte y siempre de acuerdo con la transcripción del día, tampoco exigieron al funcionario dar respuestas a los argumentos concretos que habían recibido en la queja del Consejo Comunal. Es decir: preguntaron poco o casi nada y prácticamente se conformaron con escuchar a Sira.

Con todo, Montoya es claro: "Nos sorprende que no hay un plan de manejo de desechos sólidos y la basura se acumula en espacios que van creando un mayor pasivo ambiental y posteriormente la queman, produciendo contaminación. La Autoridad Única nos prometió un plan de manejo ambiental y nosotros propondremos uno en el plazo de un mes. Lo que mejor funciona en Los Roques es el cobro de la tasa impositiva.

El archipiélago está siendo manejado negligentemente en materia ambiental". Activados los parlamentarios, decidieron crear una subcomisión especial para investigar la situación a cargo de Manuel Briceño y de Iván Colmenares. Hasta la fecha, han realizado una visita a Los Roques que, de acuerdo al vocero del consejo comunal, difícilmente pueda ser una ayuda: "El 18 de julio vino esa comisión de diputados", apunta Serloni: "Pero la autoridad única fue su anfitrión y los llevó a otros lugares, además de que no hablaron con el pueblo, ni con la gente del consejo comunal".

Montoya concilia: "Es importante entender que existe el convencimiento en la comisión de ambiente de que hay que hacer algo al respecto. El manejo de las finanzas de la autoridad única es un secreto y no se revierte en beneficio y defensa de ese medio ambiente tan frágil". A la espera de conclusiones y planes, la realidad sigue allí: las gabarras que deberían estar sacando los desechos del parque aún no aparecen y día a día se acumulan las 5 o las 8 toneladas de cada jornada.Toneladas más, toneladas menos, tendrán el mismo mal final: el fuego, multiplicador de su potencial contaminante.

http://www.eluniversal.com/2011/08/07/basurero-roqueo.shtml