Impacto Ambiental de los Bombillos Ahorradores o de Bajo Consumo


ESTOS BOMBILLOS SON SIGNIFICATIVAMENTE MAS EFICIENTES QUE LOS BOMBILLOS INCANDESCENTES, YA QUE REQUIEREN MENOS ENERGÍA PARA OBTENER LUZ, PERO ES NECESARIO SU DESCARTE ADECUADO

Conscientes del riesgo que representa el incorrecto manejo y descarte de los bombillos fluorescentes o ahorradores, a mediados de marzo de 2010, el Consejo de la Escuela de Biología, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela se dirigió a la opinión pública para manifestar su preocupación por el impacto ambiental que puede generar la contaminación mercurial por el uso masivo de bombillos fluorescentes.

 

El riesgo para la salud no estaría tanto en el uso de estos dispositivos, ya que es importante utilizarlos porque generan ahorro de consumo energético, sino en su eliminación, una vez el usuario los haya tirado a la basura ya que cada bombillo contiene aproximadamente 5 miligramos de mercurio, cantidad suficiente para contaminar cinco mil litros de agua, .

El punto clave del manejo adecuado de los bombillos ahorradores es el almacenamiento estableciendo puntos de recogida para luego reciclar el mercurio que contienen este tipo de bombillos de bajo consumo.

La Electricidad de Caracas ha emprendido la campaña “Utiliza y desecha correctamente los bombillos ahorradores” informando que al descartarse éstos, se debe asegurar que no se quiebren guardándolos en su caja original y entregándolos en los centros de recolección. A la fecha, solo han sido implementados como tales, las Oficinas de Atención al Usuario de CORPOELEC.

Sin embargo como ha advertido la referida Escuela de Bilogía, “no se conoce la idoneidad de las condiciones de estos centros de acopio de materiales tóxicos, ni sus características ni posibles operadores, ni los estudios que determinen los impactos ambientales de los rellenos sanitarios anunciados para este fin.