Pañales de tela la opción más ecológica

Cada uno de los pañales desechables tarda 500 años en biodegradarse y está fabricado con sustancias sintéticas obtenidas del petróleo

El impacto ecológico que generan los pañales desechables ha provocado el regreso de los tradicionales de tela. Ya presentes en nuestra vida diaria, los mismos ofrecen nuevos diseños que se adaptan a la vida cotidiana, permiten aliviar el daño al medio ambiente y cuidan la salud del bebé.

Poco a poco se fueron instalando como la opción mayormente elegida por los padres, dejando de lado a los tradicionales de tela. Sin embargo, con el correr de los años la concientización ecológica mostró la cara oculta de estos productos y llevó a instalar nuevamente los originales de algodón.

Cada uno de los pañales desechables tarda 500 años en biodegradarse y está fabricado con sustancias sintéticas obtenidas del petróleo.

Entre sus beneficios, evitan la dermatitis ocasionada por el contacto con productos sintéticos como el nylon y geles con la piel delicada del bebe. Además, implica un ahorro económico de más del 50%, están elaborados con fibras naturales y el blanqueo no se hace con sustancias químicas agresivas. En contraposición a la versión descartable que son elaborados con materiales sintéticos y con pulpa de madera.

Un cambio de hábitos

Una de las razones que llevó a los padres a volcarse a los pañales sintéticos fue el hecho de que usar los de tela implicaba una mayor cantidad de tiempo y esfuerzo. Sin embargo, en la actualidad esto se transformó en un mito.

El 90% de las personas se imagina lavándolos a mano porque es lo que se hacía antes. Sin embargo, hoy la mayoría de las familias tiene lavarropas y es este quien hace todo el trabajo. Sólo es necesario acumularlos durante el día, meterlos a lavar a la noche y colgarlos a la mañana siguiente.

Una vez que se comprenda el impacto que generan los pañales descartables al medio ambiente se va a lograr cambiar el hábito de adquirirlos para luego tirarlos. Los nuevos productos se adaptan perfectamente a la vida cotidiana y son una versión mucho más sencilla y cómoda que la que se usaba años atrás.

 

http://www.analitica.com/medioambiente/7232649.asp