Bahía Limón: crónica de una catástrofe anunciada

27 – 04 – 11.COLÓN. Hace más de tres meses, un descomunal derrame de combustible de barco (búnker) procedente de la embarcación ‘Agamenón’ provocó que más de tres kilómetros de costas pobladas de arrecifes y manglares en la Bahía Limón, en la provincia de Colón, fueran impactadas por este hidrocarburo.

Del casco de la embarcación volteada manaba gran cantidad de hidrocarburo que formó una mancha negra que se desplazó hasta las costas. La noticia corrió como pólvora. Los principales medios de comunicación denunciaban el desastre ecológico que provocó el accidente.

La Autoridad Nacional del Ambiental (ANAM) levantó informes técnicos en la zona para determinar el daño ambiental, pero nunca se conoció con certeza el impacto en la fauna y flora.

La Autoridad Marítima de Panamá (AMP) desplegó operativos para detener la fuga de combustible en el área. Y los ambientalistas, por su parte, arremetían contra las autoridades por la catástrofe.

Hoy, el riesgo de que ocurra otro accidente similar o peor es muy alto. Y es que otro carguero anclado desde hace más de seis años en la bahía colonense de Limón amenaza con provocar otra catástrofe ambiental.

Se trata del carguero ‘Rampage’, que se encuentra en el área conocida como Shimy Beach, al oeste de la entrada al Canal de Panamá, en el sector Atlántico, a pocos kilómetros de la zona impactada por el derrame de la embarcación ‘Agamenón’.

El director regional de la Autoridad de Recursos Marinos de Panamá (ARAP), Abdiel Martínez, advirtió del peligro que significaba la embarcación para el ambiente marino. Si se llega a voltea la mezcla de fertilizantes, agua y combustibles que tiene en su interior provocaría graves daños al medio ambiente, explicó el funcionario de la ARAP.

Martínez aseguró que se presentó un informe de extrema urgencia al Servicio Nacional Aeronaval (SENAN), dirigido al subcomisionado Edgar Pino, entidad responsable del cuidado del ‘Rampage’ y del buque ‘Ani I’, para que se tomen las medidas para evitar un desastre. La misiva exige lo más pronto posible el saneamiento de la embarcación.

Martínez advirtió que producto del paso del tiempo y la falta de mantenimiento la embarcación se ha llenado de agua de lluvia, lo que ha traído como consecuencia que se hayan registrado filtraciones del hidrocarburo entre las bodegas y otros sitios del carguero.

Explicó que se debe buscar una alternativa, en primera instancia, de sanear la embarcación en su casco, ya que su estructura presenta severa corrosión y con el pasar de los días se podrían registrar fugas al fondo marino.

Se espera que las acciones de contingencia se tomen antes que inicie de lleno la temporada lluviosa para evitar que el oleaje producto de un sistema de mal tiempo haga voltear el ‘Rampage’, el cual se encuentra asentado en suelo marino y provoque una incontrolable contaminación en el mar y en las playas del antiguo fuerte de Sherman.

 

http://www.laestrella.com.pa/online/impreso/2011/04/27/bahia_limon_cronica_de_una_catastrofe_anunciada.asp