Ivic planea nutrir suelos y plantas con abono orgánico

Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) / Alexandra Blanco

La iniciativa, que promueve la Unidad de Manejo y Reciclaje de Residuos del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, evitaría la utilización de fertilizantes químicos
 
 
La Unidad de Manejo y Reciclaje de Residuos del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) trabaja en el diseño de un proyecto para promover la nutrición suelos y plantas a partir del abono orgánico, una iniciativa que evitaría la utilización de fertilizantes químicos. 
 
Convertir los residuos orgánicos en abono es la finalidad, además contrarrestar la contaminación de los recursos naturales y reducir el gasto económico y energético necesario para la fabricación de sustancias químicas, reseñó el Ivic en su sitio web (bitacora.ivic.gob.ve). 
 
"Este producto lo donamos, pero quizás en un futuro, para garantizar la sustentabilidad del proyecto, tengamos que ofrecerlo a precios accesibles o intercambiarlo por otros insumos con las comunidades y organizaciones ambientales", señaló la encargada de la Unidad de Manejo y Reciclaje de Residuos del Ivic, Carla Alceste. 
 
Conchas de frutas, grama, estiércol, hojas secas de árboles y la borra del café, son algunos de los residuos orgánicos aprovechados por la unidad, que han permitido producir alrededor de cuatro toneladas de abono.
 
Para fabricar este abono es necesario colocar, en forma de capas, los compuestos orgánicos seleccionados, los cuales deben regarse con agua para luego cubrirlos con plástico. El proceso genera condiciones que aumentan la temperatura, favorecen la descomposición y la eliminación de algunos patógenos.
 
La mezcla se voltea en cinco oportunidades y al cabo de 90 días, aproximadamente, cumple con las condiciones deseadas.
 
"Una gran ventaja es que al hacer este abono, los residuos orgánicos dejan de ir a la basura municipal para ser usados nuevamente en un producto que favorece al ecosistema", explicó Alceste.
 
Esta unidad de reciclaje, ubicada en las instalaciones del Ivic, en San Antonio de los Altos, estado Miranda, se creó en el año 2009 para impulsar la política del reciclaje en el país, un espacio que sirve para la recolección de plástico, cartón, aluminio y vidrio, proveniente de los propios departamentos de la institución y de las comunidades cercanas.
 
 
Fuente: El Nacional.