Consumir insectos es saludable para el hombre

Está demostrado que proporcionan proteínas y nutrientes

imageRotate

 

La ONU tiene nuevas armas para combatir el hambre, elevar la nutrición y reducir la contaminación: los insectos comestibles, algunos de los cuales podrían estar en este momento volando o arrastrándose en cualquier entorno. 
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) mencionó a saltamontes, hormigas y otras especies de insectos como una fuente subutilizada de comida para el hombre, el ganado y las mascotas. 
En un informe de 200 páginas que difundió en su sede en Roma, la FAO dijo que unas 2.000 millones de personas en el mundo complementan sus dietas con insectos, los cuales tienen una alta cantidad de proteínas y minerales, además de que su consumo tiene un impacto ambiental positivo. 
Los insectos son "extremadamente eficientes'' para convertir alimento en carne comestible, dijo la agencia de la ONU. En promedio, pueden transformar dos kilogramos de alimento en un kilogramo de masa de insecto. En contraste, el ganado necesita ocho kilogramos de alimento para producir un kilogramo de carne. 
Posiblemente la mayoría de los insectos genera menos gases de efecto invernadero dañinos para el ambiente; además se alimentan de los deshechos del hombre, de desperdicios de comida, composta y estiércol, y podrían servir como insumos para la agricultura, dijo la FAO. 
En la actualidad, la mayoría de los insectos comestibles son recolectados en bosques, su cosecha es a menudo familiar y cubre la demanda de ciertos nichos de mercado. Sin embargo, Naciones Unidas afirma que con la mecanización podría incrementarse la producción agrícola de insectos. Por ejemplo, el sector de las carnadas para pesca ha criado insectos por mucho tiempo. 
Los insectos proporcionan proteína y nutrientes de alta calidad en comparación con la carne y el pescado, y son "particularmente importantes como suplemento alimenticio para los niños desnutridos'', afirmó. Y pueden ser ricos en cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, selenio y cinc.
 
 
Fuente: El Universal.